LEVEL: EL NUEVO ENGAÑO DE IBERIA. PARTE II

El Imperio contra Turama

Poco después de publicar nuestro primer artículo sobre el nuevo engendro que ha sacado IAG para satisfacer las necesidades de su poco exigente público (lo puedes leer aquí), nos encontramos con lo que ya esperábamos: miles de personas que han sabido leer entre líneas y entender perfectamente el contenido que intentábamos transmitir, y unos pocos trolls, foreros, y grupos de ingenuos, que han vertido sobre Turama todo tipo de insultos y descalificaciones, algunas incluso difíciles de repetir.

No vamos a perder mucho tiempo en esto, pero sí aclarar algunos puntos de mucho interés:

Efectivamente, somos tontos. Tal y como se ha dicho en algunos foros, somos tontos de remate. Turama es una página web deficitaria, que no compra ni vende nada, no hace negocios, cuesta mucho dinero al mes y además se dedica a ir haciendo concursos, sorteos, y promociones, regalando dinero a la gente. Primer punto confirmado.

En segundo lugar se ha mencionado la falta de profesionalidad y poco conocimiento sobre el tema. El hecho de haber escrito el artículo de una manera desenfadada y leíble, incluso para aquellos que tuvieron problemas para acabar la ESO, no quiere decir que no sepamos de lo que hablamos. Aunque la mayoría de la gente que colabora con Turama ni siquiera ha llegado a la treintena, algunos ya peinamos canas, y nos hemos ganado unos galones encima de nuestros hombros a base de volar aviones de verdad, no con el Flight Simulator en la habitación de casa. Hemos disfrutado de los aparatos plateados de la extinta AVIACO, dormido en los asientos de la TWA, y visto muchas películas cruzando el océano en las pantallas que colgaban de los pasillos de los antiguos 747, cuando todavía se podía fumar dentro de una avión y no existían las lowcost. Sobre el tema, algo sabemos…

Pero quizás ha llegado el momento de quitarse las caretas y hablar claro. No tenemos nada en contra de las lowcost, y sí tenemos mucho en contra del deterioro que está sufriendo el pasajero cuando quiere volar, y del continuo recorte en los derechos de los profesionales que, día tras día, transportan a miles de personas de un lugar a otro. El viajar con más o menos comodidades es una decisión personal de cada viajero. Hay mucha gente que sólo y exclusivamente puede volar a unos precios muy reducidos, y de otra manera les sería absolutamente imposible desplazarse a ningún sitio. Este artículo no está dedicado a este tipo de pasajeros, que son los lowcosters por necesidad. Nos vamos a centrar más en los lowcostbiebers, aquellos que defienden apasionadamente cada vez que una compañía les recorta el precio, y múltiples derechos y comodidades a los que podrían optar si fueran un pelín más exigentes.

Qué es Level

Level es una marca, sólo eso. IAG está empeñada, desde el día que aterrizó en este país, en destrozar y cercenar lo bueno que pueda quedar en Iberia. Lo primero es dividir la compañía entre otros egendros, como Iberia Express y Vueling, que se hacen la competencia entre todas. Como no llegaba con esto, ahora saca Level, que no es más que una pataleta derivada de la apuesta que ha hecho Norwegian para trabajar una ruta que ya conocía. Si la cosa va bien, y eso parece, es probable que se ataque Madrid Barajas, el cuartel general en el que Iberia lleva resistiendo los múltiples y continuos embites de las últimas décadas, y se amplien rutas, incluso nacionales. Esto es así porque IAG conoce el público español, mayoritariamente preocupado por los precios, y no por la calidad del servicio. IAG sabe que si sacase billetes gratis para cruzar el charco a cambio de volar metido en un cubo de alitas de pollo del Kentucky Fried Chicken, tendría una cola interminable de voluntarios. Es más, la mayoría de estos se meterían en dicho cubo y se harían un selfie, que luego colgarían en Instagram con este texto: “Aquí, en el cubo, y volando por la face…” (iconos de caritas sonrientes).

Esto no pasa con los hermanos ricos del norte. British Airways no recibe este tipo de trato. Los pasajeros de la pérfida albión saben cómo tienen que exigir y lo que tienen que pedir. No hay narices para recortar sueldos ni para crear una lowcost que le haga la competencia a British en Heathrow, eso es impensable. Ellos sí seguirán disfrutando de las comodidades y derechos que un pasajero debería tener SIEMPRE, volase al precio que volase.

Como decíamos, Level es como el Alien de la famosa película: un bicho que va a entrar en Iberia para comérsela por dentro, y cuando acabe, saltará en una explosión de sangre a saludar a todos los lowcostbiebers, que aplaudirán con regocijo mientras IAG se parte de risa y reparte té con pastitas entres sus pasajeros anglosajones.

Dicho esto, pasamos a ampliar la información que habíamos comentado en nuestro primer artículo, para aquellos que quieran saber la verdad de las cosas, de un “medio” (nos han calificado como una especie de pseudo medio de comunicación) que no cobra de nadie, ni tiene que rendir cuentas a nadie, salvo a aquellos viajeros que colaboran con nosotros en aras de crear una comunidad lista, exigente, y desinteresada.

Aviso de Spoiler: Si de verdad quieres vivir la “Experiencia Level”, no sigas leyendo. Es mejor que te lleves la sopresa. Avisado quedas.

Lo primero: Habemus Aeroplanus. Sí, efectivamente, son dos y se encuentran en la sede de Airbus en Francia. Dos A330 nuevitos, del trinque, como decimos en España. Pagados por Iberia en el año 2015 por 128 millones de euros, información publicada en el balance económico de IAG.

Level no cuenta con AOC (de momento), por lo que será Iberia la encargada de volarlos, después de un amago de supuesta subasta interna entre compañías del grupo para operar la nueva ocurrencia de IAG. Así que Iberia se come “el marrón” y aún encima se perjudica ella misma, ante la pasividad de un SEPLA que mira para un lado, y un Ministerio de Fomento que mira para el otro.

Como los lowcostbiebers ya se han pronunciado y han declarado que les da igual volar como sea, si los precios son bajos, se ha prescindido del baño trasero y se han apretujado unos cuantos asientos más. Total, como no se va a dar de beber ni de comer a aquellos que no paguen, lo más probable es que no se tenga que ir al baño. Bueno, en casi 14 horas de vuelo a lo mejor sí hace falta, pero para eso ya están los 4 retretes situados en el medio del avión.

Siguen las buenas noticias: os adelantamos que los últimos asientos colocados en la parte trasera no son reclinables, así que aquellos que sufran de hernias de disco y demás, vayan preparados de la manera que consideren más oportuna. Por favor, se solicita que no se levanten demasiado, ya que se van a cruzar con las colas que se van a formar sobre las alas del avión de pasajeros esperando su turno para hacer sus cosas.

Y sí, al parecer todos los asientos tiene su pantallita para el entretenimiento a bordo, pero no es para todo el mundo. Sólo van a estar operativas para aquellos pasajeros que paguen sus correspondientes extras. El resto puede seguir con sus tablet (nos criticaron mucho por mencionarlas en el anterior artículo), hasta que se prohiban totalmente en todos los vuelos, tal y como se está empezando a hacer desde hace unos meses.

Los señores de IAG no son tontos, y tienen preparados una serie de servicios a bordo que saben que van a acabar pagando la inmensa mayoría de pasajeros. A pesar de lo que nos han transmitido los lowcostbiebers, en cuanto a su resistencia física y mental, después de 5 ó 6 horas de vuelo, cuando se empiecen a ofertar mantas, almohadas, bebidas, bocadillos, y un par de películas de pago, muchos de los viajeros que compraron sus billetes más baratos, sacarán sus tarjetas de crédito y empezarán a igualar el precio de sus tickets con los de aquellos otros que pagaron un poco más. De esto que no quepa ninguna duda.

Sí, ya sabemos, es la ley de la oferta y la demanda, pero…¿a nadie se le ha ocurrido que en vez de vender 10 asientos a 200 € (que finalmente acabarán pagando otros 100€ más en extras), podría existir la posibilidad de que TODO EL MUNDO pagase una cantidad cercana a los 500/600 € y pudiesen llevar sus maletas facturadas, comer como Dios manda, disfrutar de un entretenimiento gratuito, y una separación entre filas de asientos adecuada, entre otras cosas ? Pues no, porque IAG sabe cómo somos, y lo explota…

Como dato a mayores, simplemente informar para aquellos que lo desconozcan, que según el convenio colectivo de Iberia, publicado en el BOE, el personal de cabina eventual, o con menos de 3 años de antiguedad, tiene un sueldo base bruto que ronda los 400€. Sí, 400, no nos hemos olvidado de ningún cero. Cantidad que, como todos sabemos, es más que suficiente para alquilar un armario en Madrid y vivir dentro. Eso sí, en el caso de que se completen 70 horas de vuelo, se abonará una prima de…170 € !!!!!  Parece increíble, ¿verdad?.

Para que se rían los mileuristas, un empleado en estas condiciones tiene que cruzar el charco unas cuantas veces, hacer un montón de horas y poder acceder a dietas, para llegar a sus 1.000 €. El lowcost en este país no sólo ha llegado a los bancos, las compañías de seguros, las compañías de telefonía, la clase política en general…Ahora también hay empleados lowcost, que trabajan igual o más que el resto, pero casi ni les vale la pena el esfuerzo.

Pues esto es lo que tenemos gracias a la poca exigencia que mostramos y lo rápido que nos vendemos. Pronto habrá generaciones de nuevos pasajeros que nunca sabrán lo que es volar en un avión donde se te ofrezca un vaso de agua, y no tengas que encogerte en tu asiento para poder respirar.

Nos han dicho que no sabemos lo que es una lowcost, que nos quejamos de todo. Incluso se nos dijo que quiénes éramos para pedir ver los aviones, que ya los enseñarían cuando quisiesen. Es decir, un pasajero que ha comprado su billete defiende a la compañía que esconde sus aparatos y critica a aquellos que pedimos verlos, precisamente para poder intentar defender sus derechos. Vamos, el mundo al revés.

Sólo esperamos que este Verano salga todo bien, que todo el mundo tenga un buen vuelo y un trato digno, pague lo que pague, y que no se repitan las experiencias bochornosas de AirMadrid, SpanAir, o el numerito que montó Vueling el año pasado, jugando con el dinero y las ilusiones de muchos pasajeros que esperaron todo un año de trabajo para poder disfrutar de unos días de vacaciones.

Culquier novedad, actualización, o información distinta que pueda caer en nuestras manos, será comunicada, como siempre, a través de nuestra página web y las redes sociales.

Tercera parte de la “trilogía” LEVEL/IBERIA  aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario