Prohibido tocar el asiento que tienes delante cuando viajas en avión

Casi el 50% de las incidencias que se producen en vuelo están relacionadas con los asientos.

Por fin despega tu ansiado vuelo hacia unas merecidas vacaciones, pero cuando ni siquiera ha dado tiempo a quitarse el cinturón de seguridad (algo que no deberías de hacer hasta el aterrizaje), comienzas a notar pequeños golpes, empujones y violentas sacudidas en el respaldo de tu asiento.

Con 8, 9, 10, o muchas más horas por delante, el esperado viaje comienza a tornarse en una pesadilla, con la gran particularidad de que en esta ocasión lo que precisamente no podrás hacer es quedarte dormido.

La inmensa mayoría de usuarios habituales del transporte aéreo, han vivido en algún momento esta experiencia, calificada por muchos como «lo peor que puede pasarte dentro de la cabina de un avión».

De hecho, según los resultados de diversas encuestas realizadas por las propias compañías aéreas, casi la mitad de las incidencias que se producen durante el vuelo entre los pasajeros, involucran de alguna manera a los asientos del avión.

pasajeros sentados en un avion

Lamentablemente, no es algo que suceda sólo cuando viajas cerca de niños pequeños, sino que lo más habitual es que los causantes sean personas adultas.

Si a esto le sumamos el factor de la distancia menguante entre las filas de las butacas de los aviones, restando el espacio vital a sus pasajeros, tenemos el caldo de cultivo perfecto para que las posibilidades de vernos metidos en una situación de este estilo, aumenten de manera muy considerable.

El asiento delantero es sagrado

Lo cierto es que, salvo diversas excepciones que más adelante especificaremos, no existen muchas razones que justifiquen la manipulación del asiento delantero durante un vuelo.

Obviamente, también estamos ante un problema de educación, o más exactamente de su falta, algo que a día de hoy sucede de manera constante cuando un grupo de gente tiene que convivir por un periodo de tiempo limitado en un espacio común, sea este la cabina de un avión, un restaurante, un cine, una tienda, etc…

Los problemas comienzan en el momento en el que no se explican bien las cosas, como por ejemplo la utilización de la bandeja pegada al respaldo del asiento delantero.

respaldo de asiento de avion

Este utensilio debe desplegarse, única y exclusivamente durante las comidas, y el resto del tiempo tiene que permanecer en su posición recogida.

Jugar a sacar y meter la bandeja durante horas, golpearla o apoyarse en ella, es realmente molesto para la persona que está sentada al otro lado de la butaca, sobre todo si está intentando dormir.

Otra pésima costumbre que han adquirido demasiados pasajeros, es utilizar el respaldo del asiento anterior para apoyarse, en el momento de levantarse o sentarse en el suyo.

Además de que se trata de algo totalmente innecesario, provoca una reclinación súbita de la butaca, lo que ha dado más de un susto a viajeros que se encontraban cómodamente en los brazos de Morfeo.

Hay que destacar también la poca sensibilidad de algunos pasajeros en el momento de utilizar el sistema de entretenimiento a bordo, que en muchos modelos de aeronaves requiere de una interacción táctil con la pantalla.

sistema de entretenimiento en un avion

Aunque es más que suficiente rozar la yema del dedo para interactuar con este tipo de dispositivos, para determinados viajeros requieren el mismo esfuerzo que presionar el timbre de una casa, acción esta que repetida de manera constante durante horas, se convierte en un auténtico suplicio para el compañero que viaja en el asiento anterior.

Es verdad que, en algunas ocasiones, las personas que causan este tipo de incidentes son menores de edad, niños pequeños o adolescentes.

En estos casos, no se recomienda bajo ninguna circunstancia dirigirse directamente a ellos, sino a sus padres o a la persona que los esté acompañando durante el vuelo.

Si esto no funciona, lo que corresponde es comentar la situación con los tripulantes de cabina, que se encargarán de poner orden dentro de la aeronave.

Discutir airadamente con un niño, por mucha razón que se pueda tener, lejos de resolver el problema lo más probable es que provoque otro todavía peor, ya que sus padres podrían reaccionar de manera violenta.

Los tiquismiquis

Dicho todo esto, hay que dejar claro que cuando se adquiere un billete de avión, no se está comprando ninguna parte del mismo.

En realidad, sólo se está alquilando un asiento para volar un trayecto determinado, algo que no otorga un título de propiedad sobre esa butaca en cuestión.

Una cosa es tener que aguantar durante horas la incomodidad de viajar con un pasajero que golpea de manera repetida nuestro respaldo, y otra muy distinta no admitir el mínimo roce o contacto con el mismo.

Durante cualquier vuelo, sobre todo si se trata de trayectos largos, muchas veces resulta difícil no llegar a golpear el respaldo del asiento anterior por cualquier causa ajena a nuestra voluntad, por lo que también es necesario ser suficientemente flexible para entender al resto de pasajeros.

pasajeros en cabina de avion

Determinadas aerolíneas gustan de empacar a sus clientes en butacas separadas por una distancia casi ridícula, lo que conlleva que cualquier ser humano de altura normal pueda llegar a volar durante horas con las rodillas pegadas al respaldo del asiento anterior.

En estos casos, no sería justo culpar al pasajero que ya lo está pasando verdaderamente mal, por golpear nuestra butaca.

Hay que recordar también que durante cualquier vuelo pueden aparecer turbulencias, y que cuando esto sucede hay pasajeros que presa de los nervios y la tensión son capaces de agarrarse o apoyarse en cualquier cosa.

Aunque sigue siendo algo muy molesto, forma parte de la experiencia de volar en avión, y no debería ser tomado como una afrenta personal o falta de respeto.

Intenta recordar estos consejos en tu próximo vuelo, y seguro que todos viajaremos mucho más cómodos y relajados.

Noticias Relacionadas

pasajeros en sillas de ruedas en los aeropuertos

¿Comodidad a costa de ética?. Los «vuelos milagrosos» repuntan de nuevo.

es seguro volar en avión

Volar todos los días durante 103.239 años para fallecer en un accidente de avión

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?