Ryanair: dos detenidos tras amenaza de bomba a bordo de un avión

La experiencia vivida en la tarde de ayer por los pasajeros del vuelo de Ryanair que cubría la ruta entre las ciudades de Cracovia (Polonia) y Dublín (Irlanda), es muy probable que permanezca grabada en sus cabezas para siempre.

El Boeing 737 con matrícula SP-RSQ despegaba a las 15:30 (hora UTC) desde el aeropuerto de Cracovia con total normalidad, una situación que se mantendría justo hasta que comenzó a sobrevolar el Mar del Norte.

En ese momento, un pasajero que había accedido a los lavabos de la aeronave alertaba a la tripulación en relación con una nota que había encontrado en su interior, en la cual se indicaba que dentro de la cabina había un artefacto explosivo que podría detonar en cualquier momento.

Tal y como exige el protocolo de seguridad que regula esta situación de emergencia, desde la cabina del aparato se comunicó por radio lo que estaba sucediendo, solicitando permiso para tomar tierra a la mayor brevedad posible.

Dos cazas militares despegaron desde su base en Coningsby y escoltaron al avión de Ryanair hasta el aeropuerto de Stansted, donde tomaba tierra a las 17:47 horas (hora UTC).

aviones militares eurofighter typhoon

El aparato fue dirigido a un área especialmente diseñada para atender situaciones de emergencia, en la cual se encontraban esperando numerosas ambulancias, miembros de la policía y efectivos de las fuerzas especiales del ejército británico.

Tras la evacuación de todos los pasajeros se procedió a la inspección del avión, la cual arrojó un resultado negativo al no haberse encontrado ningún tipo de artefacto explosivo a bordo.

La policía británica mandaba el siguiente comunicado a los medios de prensa:

“Un vuelo desde Cracovia a Dublín ha sido desviado al aeropuerto de Stansted alrededor de las 18:40 pm, el día 13 de Julio, tras comunicar una alerta de seguridad.

Después de realizar las investigaciones oportunas dentro del aparato, hemos podido confirmar que no hay nada sospechoso en su interior. El avión ha sido entonces devuelto a su operador.

Dos hombres, de 47 y 26 años de edad, han sido detenidos bajo la sospecha de amenazas para poner en peligro la seguridad de la aeronave, y se encuentran en estos momentos bajo custodia.

Agradecemos la paciencia y comprensión de todos los pasajeros que se han visto involucrados en este incidente”.

Según informa el día de hoy la prensa británica, ambas personas siguen detenidas al relacionarse presuntamente con lo sucedido.

Es absolutamente increíble que con todo lo que estamos viviendo durante los últimos meses, la situación actual por la que atraviesa el sector aéreo y la presión a la que se ven sometidos muchos pasajeros, todavía haya gente que busque diversión amargando la vida a los demás.

No llegamos a entender qué tipo de organismos unicelulares pueden encontrar mínimamente gracioso el dejar un aviso de bomba dentro de un avión, sabiendo las gravísimas consecuencias que esto puede acarrear.

Este tipo de situaciones son consideradas como una emergencia con prioridad máxima, obligando al aterrizaje inmediato de la aeronave afectada, con lo que eso supone tanto para la aerolínea como para todos los pasajeros que se encuentran en su interior.

Además de la movilización de numerosos miembros de la policía y del ejército, es necesaria la presencia preventiva de los servicios sanitarios, los cuales tienen que estar preparados para atender a todos los ocupantes de la cabina.

Por si esto fuera poco, también se tuvo que movilizar a dos cazas militares de la RAF, los cuales interceptaron el avión de Ryanair y lo escoltaron hasta el aeropuerto de Stansted.

Esta es la cuarta vez en cuatro años que la aerolínea irlandesa se ve envuelta en situaciones que requieren de la presencia de aviones militares de escolta.

En el mes de Octubre del 2017, otro Boeing de Ryanair era interceptado por dos eurofigthers británicos, sin que se sepa con certeza a día de hoy los hechos que motivaron su presencia.

En Febrero de 2018, el avión con matrícula EI-EBK perteneciente a la flota de la aerolínea lowcost irlandesa, perdía las comunicaciones por radio mientras sobrevolaba el espacio aéreo de Holanda, lo que activó los protocolos de alarma y tuvo que ser interceptado por dos cazas F-16 de la Fuerza Aérea de Bélgica.

cazas militares F-16

De nuevo, el 25 de Octubre de 2019 el Boeing 737 de Ryanair, matrícula EI-DLC, sufría otro fallo de comunicaciones sobre el espacio aéreo de Austria, lo que igualmente propició el envío urgente de dos cazas militares para ser interceptado.

Lamentablemente, el caso de Ryanair no ha sido la única incidencia que se ha producido durante los últimos 7 días en el sector aéreo, el cual intenta por todos los medios volver a la normalidad cuanto antes.

El pasado Sábado y en un vuelo de la compañía estadounidense Alaska Airlines, el Airbus A320 que cubría la ruta entre Seattle y Chicago se vio obligado a regresar al aeropuerto de origen, después de que un pasajero amenazase con matar a todos los ocupantes de la cabina.

Afortunadamente, esta persona pudo ser reducida por otros dos hombres que volaban en el avión, siendo posteriormente detenida por la policía de Seattle.

Noticias Relacionadas

El escándalo de Qatar crece y se extiende a otros 10 vuelos

Preferente, a punto de solicitar la canonización de Iberia

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?