US Global Airways cumple 31 años sin un solo pasajero

Si hay alguien en este mundo capaz de mantener la moral intacta aún en las situaciones más complicadas, esa persona tendría que ser Igor Dmitrowsky, el fundador y máximo responsable de la compañía US Global Airways, anteriormente conocida como Baltia Airlines.

El pasado 24 de Agosto se cumplieron 31 años de la fundación de la aerolínea, un periodo de tiempo durante el cual no ha transportado ni un solo pasajero, y que sólo ha servido para acumular deudas por un importe superior a los 120 millones de dólares.

Aún así, Dmitrowsky mantiene intacto su sueño de ver despegar al único avión en la flota de US Global Airways, algo que a día de hoy se antoja todavía más lejano, si es que eso cabe.

Boeing 747 de la aerolínea Baltia

La aerolínea nacía en el año 1989 con la intención de transportar pasajeros desde la ciudad de Nueva York hasta San Petesburgo, en Rusia.

Dmitrowsky era el propietario de una empresa dedicada a la comercialización de productos lácteos, la cual vendió para invertir todo su capital en la creación de la compañía que bautizaría con el nombre de Baltia, haciendo honor a su origen letón.

En la documentación inicial presentada al órgano aéreo regulador de los EEUU, Dmitrowsky aprovechó para solicitar la autorización correspondiente no sólo para volar hasta San Petesburgo, sino que además añadió a la lista de destinos las ciudades de Riga, Minsk, Kiev, y Tiflis.

A pesar de que en 1991 el Departamento de Transporte de los EEUU le otorgaba el permiso para operar las rutas entre Nueva York y San Petesburgo, así como entre Nueva York y Riga, la FAA (Federal Aviation Administration) se negaba a dar su aprobación, principalmente porque Baltia no tenía ningún avión en su flota.

Tomándose las cosas con mucha calma, en 1998, diez años después de su creación, Baltia hacía un pago de 100.000 dólares como depósito de garantía para adquirir su primer aparato, un Boeing 747 que había pertenecido a la aerolínea Cathay Pacific.

Desgraciadamente, Dmitrowsky no disponía de más dinero para completar la operación de compra, por lo que no sólo perdió el importe del depósito, sino que además se quedó sin avión y también sin la autorización para volar, la cual le fue revocada de inmediato por el Departamento de Transporte norteamericano.

Probablemente ese habría sido el punto final en el que la inmensa mayoría de emprendedores hubiesen dado por finalizada su incursión en el sector aéreo, algo que no sucedió con Dmitrowsky.

Durante los siguientes diez años se las ingenió para embaucar a distintos inversores, los cuales le prestaron el efectivo necesario para hacerse con un avión, otro Boeing 747 que había pertenecido a TAP Portugal, a PIA, y a la nigeriana EAS, el cual contaba con 40 años de vida operativa.

Boeing 747 de la aerolínea PIA

En 2009 y por menos de medio millón de dólares conseguía finalmente hacerse con la aeronave, pero esta presentaba un pequeño problema: carecía de motores.

Sin saber a día de hoy cómo llegó hasta allí, ya que evidentemente no podía volar, la aeronave sería finalmente desguazada en Malasia en el año 2012.

Vuelta una vez más a la carga, en Marzo de 2011 Dmitrowsky se hacía de nuevo con otro Boeing 747-200, esta vez propiedad de Northwest Airlines y posteriormente de Delta Airlines, la cual se lo vendía finalmente al operador de carga Kalitta Air.

Tras múltiples intentos para intentar que fuese certificado por las autoridades norteamericanas, estas llegaron a detectar importantes deficiencias en aspectos cruciales de seguridad, como el funcionamiento de los toboganes que se despliegan en caso de emergencia, por lo que decidieron no otorgar el visto bueno solicitado.

En Diciembre de 2014 se decide tirar la toalla y el aparato es almacenado en un aeropuerto de Michigan, donde todavía permanece en la actualidad.

Boeing 747 de la aerolínea Baltia

Dos años después, en 2016, Dmitrowsky anunciaba su intención de adquirir para Baltia un Boeing 767-300, el cual consideraba más eficiente y adecuado para operar las rutas a Rusia que el modelo 747.

Sin llegar a completar ninguna operación de compra, en 2017 Baltia decidía establecer su sede en el Aeropuerto Internacional Stewart, ubicado en el condado de Orange y a 100 km de la isla de Manhattan.

Esta decisión también incluía el cambio de denominación de la aerolínea, que pasaba de Baltia a US Global Airways.

A día de hoy, US Global Airways se encuentra inmersa en un proceso de negociación para hacerse con la quebrada Songbird Airways, aerolínea que operaba en Miami con un solo avión del modelo 737-400, que por cierto acabaría formando parte de la flota correspondiente a la aerolínea chárter española Air Horizont.

Boeing 737 de Air Horizont

La intención de US Global es mantener activo el Certificado de Operador Aéreo que tenía Songbird, lo cual supuestamente le ahorraría ingentes cantidades de papeleo para lanzar su propia compañía.

En definitiva, 31 años desde su fundación, ni un solo pasajero, un avión sin motores, otro avión de 45 años aparcado en Michigan, y ahora el intento de compra no de otra aerolínea, sino más bien de su documentación y autorizaciones para poder volar.

A nosotros no nos parece precisamente el mejor currículum para operar una compañía aérea medianamente seria, por lo que el premio no sólo habría que dárselo a la paciencia de Dmitrowsky, sino también a la ingenuidad de sus inversores, y al atrevimiento de su primer pasajero, si es que algún día llega a existir.

Noticias Relacionadas

Aeromexico le declara la guerra a Volaris y Viva Aerobus

Singapore Airlines se suma a la moda de los “vuelos a ningún sitio”

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?