Volotea, la gran incógnita

Podríamos aplicar el título de este post a un buen número de aerolíneas, considerando que seguimos totalmente convencidos de que en un período aproximado de 10 años, las compañías aéreas europeas se van a quedar reducidas exclusivamente a 5 grandes grupos.

Todas aquellas que no acaben formando parte de Ryanair, Lufthansa, IAG, EasyJet, o Air France/KLM, lo van a pasar realmente mal para competir en uno de los mercados más complicados del panorama empresarial actual.

Sin embargo, el caso particular de Volotea es bastante significativo.

Hablamos de una compañía española, fundada en Abril del 2012 por los cofundadores de Vueling, Lázaro Ros y Carlos Muñoz, a los que hay que atribuir el mérito de haberse dado cuenta de que mientras Iberia, Air Europa, y Spanair, se estaban dando de tortas para conquistar Madrid, la ciudad de Barcelona se había quedado totalmente disponible para lanzar un proyecto aéreo de las dimensiones de Vueling.

En principio, la idea para Volotea era la misma que hizo triunfar a muchas aerolíneas de bajo coste: operar desde aeropuertos secundarios, conectando ciudades que no disponen de demasiadas conexiones aéreas.

Ofertando una nueva alternativa para volar a un grupo muy numeroso de pasajeros potenciales, y evitando la competencia directa con las grandes del sector, Volotea se las ha ingeniado para cumplir 7 años dentro del mismo, y continuar creciendo a un buen ritmo.

Los números

El mercado aéreo doméstico en España es, por número de asientos ofertados, el mayor de toda Europa. Sin embargo, las malas noticias es que está casi por completo acaparado por Vueling, Iberia, Air Europa y Ryanair.

Por detrás de estas cuatro grandes, que se llevan sólo entre ellas el 86.2% del total de los 51.4 millones de asientos ofertados al año dentro de nuestro país, están Binter Canarias (8.7%), Norwegian (1.9%), CanaryFly (1.8%) y Volotea, con un 0.9% del total.

En un principio, este pequeño porcentaje podría parecer más bien escaso, pero es que Volotea ha sabido plantear bien su situación y sacar partido de lo que algunos considerarían debilidades, como su tamaño, entrando también a formar parte del mercado interno italiano, donde mantiene las rutas con mayor ocupación, que después del español, es el segundo más importante de Europa.

De esta manera, es cierto que podemos estar hablando de una cuota de mercado muy pequeña, pero es que se trata de una cuota de mercado muy pequeña de los dos países con la oferta doméstica más grande del continente.

Por supuesto, también hay que tener en consideración los vuelos que Volotea está operando en Grecia, Malta, Croacia, o Cerdeña, que aunque presentan un factor estacional importante, mueven a un gran número de pasajeros.

Con esta combinación de destinos y operaciones domésticas, e internacionales, Volotea ya se ha hecho un hueco dentro del panorama europeo.

El pasado año cerraba el ejercicio en el puesto número 26 de aerolíneas europeas por número de pasajeros, justo por delante de la inglesa Virgin Atlantic, dedicada a las operaciones de larga distancia, y por detrás de la rusa UTair Aviation.

Durante el 2018, Volotea llegaba a transportar un total de 6.6 millones de pasajeros, lo que supuso un crecimiento del 36% con respecto al 2017.

En lo que llevamos de este 2019, Volotea lidera el crecimiento doméstico en nuestro país, incrementado su oferta de asientos en un 18.8% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Parece que estas cifras están animando a la aerolínea para comenzar a plantar cara a las grandes, y con la apertura veraniega de las nuevas rutas entre Bilbao, Alicante y A Coruña, Volotea se encontrará mano a mano contra Vueling.

Pronto conoceremos los resultados de esta arriesgada apuesta.

La flota

Una de las quejas más repetidas por los pasajeros de Volotea, está relacionada con la antigüedad de sus aviones, que cuentan con una media de vida operativa superior a los 15.5 años.

Actualmente, la compañía cuenta con un total de 32 aparatos, divididos igualitariamente en dos grupos de modelos: 16 Airbus A319 y 16 Boeing 717.

El proyecto de la aerolínea es alcanzar la cifra de entre 40 y 60 aeronaves para el año 2022, completando una transición en la que se abandonarían definitivamente todos los Boeing 717, para operar única y exclusivamente con los Airbus A319.

No queremos ser nosotros pájaros de mal agüero, pero las decisiones relativas a expandirse rápidamente y proceder a la compra de aviones, han resultado fatales para muchas compañías, como por ejemplo la recientemente desparecida WOW, Primera, o la enorme Norwegian.

Llegar a los 40 aviones en un plazo de tres años lo vemos factible, sobre todo si Volotea continua creciendo al mismo ritmo, pero cualquier cifra que supere un máximo de 45 aparatos, nos parece exagerada y peligrosa.

En los modelos Boeing 717, Volotea oferta la misma distancia entre asientos que Vueling en sus 319, esto es, 30 pulgadas, que pueden llegar hasta las 33 en determinadas ubicaciones del avión. La anchura de los asientos es de 17 pulgadas.

La misma separación tiene en los Airbus A319, en los que sólo aumenta una pulgada la anchura de los asientos, hasta las 18.

Rutas

En lo que se refiere a vuelos domésticos, las rutas con mayor oferta de asientos para Volotea son:

En primer lugar, Catania-Verona, con 279.254 asientos ofertados.

En segundo lugar, Catania-Venecia, con 190.238 asientos ofertados.

En tercer lugar, Nápoles-Palermo, con 187.758 asientos ofertados.

Vemos que el grueso de los vuelos domésticos con mayor ocupación, se encuentran en Italia.

En lo relativo a vuelos internacionales:

En primer lugar, Nantes-Palma de Mallorca, con 71.474 asientos ofertados.

En segundo lugar, Nantes-Praga, con 49.312 asientos ofertados.

En tercer lugar, Bordeaux-Palma de Mallorca, con 43.624 asientos ofertados.

Valoración

Para la consultora Skytrax, Volotea es una aerolínea que todavía no ha sido puntuada con sus famosas estrellas, pero que por los comentarios y feedback que han dejado sus pasajeros, obtiene un total de 3 puntos sobre 10.

Desde luego, es una puntuación muy pobre para una aerolínea que pretende prácticamente duplicar su flota en los próximos tres años.

Por un lado, algunos pasajeros parece que prefieren no valorar los efectos de la “lowcostización” de todo el sector, que al final lleva a tener que cobrar absolutamente por todo, lo que en definitiva es fuente generadora de incidencias y malas experiencias para el pasajero.

Por otro lado, y tal y como venimos diciendo desde hace años, las compañías aéreas en general han dejado de lado el aumentar su eficiencia y calidad en los servicios de atención al cliente.

No podemos predecir dónde ni cómo puede acabar Volotea, si se convertirá en otra lowcost más de las que pululan por toda Europa, o intentará lo más difícil, que es distinguirse del resto.

Tiene crecimiento, pero esto también lo tenían WOW, Niki, Air Berlin, o Primera, por lo que al final lo que marcará la diferencia no serán los precios, sobre todo operando en territorio de Ryanair y EasyJet, sino la respuesta del público, y esta, a día de hoy, no es especialmente buena.

Noticias Relacionadas

Wizzair vs. Ryanair, comienza una nueva guerra en el aire

Ryanair, Wizzair y Vueling tienen los aviones más sucios

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?