Vueling, Ryanair y Volotea bajo investigación

Parece que en algunos lugares del planeta, las continuas cancelaciones y retrasos de determinadas compañías aéreas han llegado al límite. Eso, al menos, es lo que han decidido en Italia, donde la ENAC (Ente Nacional para la Aviación Civil) ha abierto una investigación para esclarecer qué es lo que está pasando con Vueling, Ryanair y Volotea.

Aunque en menor medida, la ENAC también ha considerado revisar las operaciones de la italiana Blue Panorama, la cual se ha visto igualmente inmersa en varios conflictos de gravedad con sus usuarios.

Las actuaciones de estas aerolíneas durante el Verano han dejado un reguero de pasajeros perjudicados en el país transalpino, lo que finalmente ha llevado a las autoridades italianas a tomar cartas en el asunto, cosa que creemos tendrían que hacer también las españolas (aunque nos consta que ya hay movimientos muy serios en el Ministerio de Fomento).

El fin de estas investigaciones es determinar si, tal y como llevamos anunciando desde hace mucho tiempo en Turama, estas compañías están programando un número de vuelos muy superior al que realmente pueden operar.

Cancelaciones, retrasos y overbooking

Los retrasos de más de 30 horas, cancelaciones en el último momento, pasajeros desinformados y tirados en diversos aeropuertos, son un clásico del Verano, básicamente porque hasta la fecha los organismos competentes que tendrían que velar por el cumplimiento de las obligaciones de las compañías aéreas, adoptan una postura de pasividad realmente alarmante.

No sólo eso, la mayoría de estas compañías aéreas están cobrando múltiples subvenciones de dinero público otorgadas por diversos gobiernos locales por operar en sus aeropuertos, los cuales tampoco se plantean la posibilidad de penalizar a las aerolíneas que maltratan a sus pasajeros, y continúan mirando hacia otro lado.

La ENAC se ha propuesto, a la vista de los resultados finales de esta investigación, ajustar el número de operaciones de estas compañías en Italia, las cuales tendrán que presentar un plan que asegure poder cumplir con sus programas. De lo contrario, tendrán que reducir el número de vuelos de manera obligatoria, pudiendo incluso llegar a perder la autorización para operar en el país.

Entre otras muchas lindezas con las que se han adornado este Verano estas aerolíneas, sin duda tenemos que destacar lo ocurrido a principios del mes de Julio, cuando Volotea fue la protagonista de un retraso de más de 31 horas en un vuelo entre Bérgamo y Lampedusa. Pocas semanas después, repetía con otro retraso de 14 horas en la misma ruta.

Por su parte, las cancelaciones en el último momento de Vueling y Ryanair también se convirtieron varias veces en noticia principal de los diarios italianos. En concreto, una de las más sonadas de la compañía española fue la que se produjo a finales de Junio, entre las ciudades de Palermo y Roma.

Lo de Ryanair, como hemos repetido en infinidad de ocasiones, carece de cualquier tipo de explicación, ya que cuantos más vuelos cancela, mas retrasos acumula y más reclamaciones recibe, más sube el número de pasajeros que deciden comprar sus billetes en la bajo coste irlandesa.

Ayudando a Alitalia

La segunda lectura que puede tener esta medida adoptada por la ENAC italiana, podría estar relacionada con un nuevo plan gubernamental para reflotar a Alitalia.

La compañía bandera italiana, igual que ha pasado en España con Iberia, fue herida de muerte hace muchos años, cuando irrumpieron en el sector aéreo las populares aerolíneas “lowcost”, ofertando precios mucho más bajos que los de la competencia.

Por fin, a alguien se la ha ocurrido pensar que no es justo que estas aerolíneas invadan en sector aéreo en toda Europa, haciéndose con la mayor cuota de mercado, para finalmente no cumplir las obligaciones legales con sus pasajeros, dejándolos tirados día sí y día también en cualquier aeropuerto.

Dado que las ofertas que existían sobre Alitalia parece que no eran del gusto de los nuevos responsables políticos del país, todo apunta a que no queda más remedio que volver a invertir dinero público en la compañía, llegando incluso a valorarse su nacionalización definitiva.

Por esta razón, y tal y como os hemos anunciado en varias ocasiones durante este Verano, Alitalia nos ha sorprendido a todos con una bajada espectacular de sus tarifas, convirtiéndose en la primera opción más económica para volar a Asia, entre otros muchos destinos.

La intención es volver a impulsar a la que un día fue una de las aerolíneas más importantes de Europa, para lo que no sólo es suficiente un lavado de cara y unos precios baratos, sino también empezar a eliminar competencia muy molesta que, además, provoca innumerables conflictos en el país.

EasyJet y Primera

Sin embargo, no son sólo estas las aerolíneas que están causando el caos veraniego en Europa.

EasyJet, a día de hoy, sigue manteniéndose con un enorme ratio de retrasos y cancelaciones, aunque de momento no ha entrado en el punto de mira de la ENAC.

Para encontrar una explicación a esto, nos hemos ido a revisar las estadísticas de la aerolínea de bajo coste inglesa, confirmando que el mayor número de operaciones, y donde es realmente poderosa, es en el Reino Unido y Centroeuropa.

Eso sí, la quinta ruta con mayor nivel de ocupación de EasyJet es la que una los aeropuertos de Londres Gatwick y Milán Malpensa, por lo que suponemos que a nivel estadístico todavía no está a la altura del resto de aerolíneas que están siendo investigadas.

Por otra parte, no nos podemos olvidar de comentar los gravísimos problemas que está causando la también bajo coste Primera Air.

Esta aerolínea se ha visto inmersa en una urgente necesidad de recortar gastos, debido a importantes pérdidas económicas, por lo que de un plumazo ha procedido a la cancelación de múltiples rutas que tenían todos sus billetes vendidos.

Esto ha provocado auténticos dramas en diversos aeropuertos, lo que ya ha puesto a los medios británicos en señal de alerta, solicitando de manera pública una auditoría que aclare qué está ocurriendo con Primera Air.

Será casualidad o no, pero de nuevo llega el Verano y una vez más cientos de miles de pasajeros europeos ven sus vacaciones frustradas por culpa de varias compañías aéreas. Curiosamente, todas de las que hemos hablado en este post son aerolíneas de bajo coste enormemente populares entre sus pasajeros.

Y lo que es más curioso es que, a pesar de todo esto, todas estas compañías son las que más crecen en Europa, las que más pasajeros transportan y las que ganan más dinero. Quizás un porcentaje muy importante de responsabilidad en este asunto recaiga en nosotros mismos, sus pasajeros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario