Y la próxima aerolínea en declararse en quiebra va a ser ...

Con el cese de operaciones de la compañía eslovena Adria Airways, el pasado 30 de Septiembre, ya suman un total de trece aerolíneas que echan el cierre en lo que llevamos de año.

Empezamos la racha de malas noticias con California Pacific Airlines, a la que siguieron Germania, Shaheen Airlines, Flybmi, Insel Air, WOW Air, Fly Jamaica, Wisdom Airways, Avianca Brasil, Aigle Azur, XL Airways, Thomas Cook y finalmente Adria Airways.

Lo peor de todo esto, es que todavía quedan un buen número de compañías aéreas por caer, antes de que acabe el 2019, y principalmente durante el 2020.

Y esto es así porque a los propietarios y accionistas principales, les resulta mucho más cómodo y rentable declarase en quiebra, quitarse todo el peso de encima, deudas con proveedores, empleados, y hacienda, que intentar reflotar un proyecto que sigue una trayectoria negativa.

Gracias a la legislación que tenemos en estos momentos, y al nivelazo de los políticos de turno, muchas de estas empresas propietarias de aviones, una vez han dejado caer a sus propias aerolíneas, continúan dentro del mismo sector, volviendo a recomprar los restos que puedan quedar de ellas, o haciéndose con otras que también han acabo en la cuneta.

En los últimos cinco años, hemos visto a un buen número de compañías que llevaban mucho tiempo operando en Europa, acabar en la bancarrota, al no haber sabido/podido adaptarse al nuevo modelo aéreo que rige en la actualidad, en el que lo principal es intentar ganar el máximo dinero rápidamente y olvidarse del pasajero, que sólo es un mal necesario.

El mejor ejemplo de todo esto, lo tenemos precisamente en la francesa Aigle Azur, que cerraba sus puertas el pasado 7 de Septiembre. Antes de hacerlo, rehusó hasta un total de 14 propuestas de compra, que provenían de compañías de la competencia, como Air France/KLM, o Air Caraibes, a las que se sumaron otras como EasyJet, o la propia Vueling.

El grupo chino HNA Group, accionista mayoritario de Aigle Azur, prefirió primero declararse en quiebra y dejar tirados a sus clientes, para posteriormente seguir negociando con todos los posibles compradores.

Pero más llamativo incluso es lo sucedido con XL Airways, que culpa al gobierno francés de haber ayudado con subvenciones a Norwegian, su competencia directa, mientras la aerolínea francesa perdía dinero a raudales. El mundo al revés…

WOW Air comienza a operar de nuevo este mes, después de declararse en quiebra en Marzo de este mismo año, presumiblemente con el mismo nombre y la misma librea de sus aviones, después de que un inversor norteamericano decidiese reflotar el fallido proyecto.

Y rizando todos los rizos posibles, tenemos a Niki, que en su momento y después de declarar suspensión de pagos, tras haber recibido también varias ofertas de compra, se reconvertía en Lauda, que a su vez es otra resurrección de la original Lauda Air.

Lauda se beneficiará con toda seguridad del cierre de Thomas Cook, al hacerse con varios de sus aviones, los mismos que el tour operador británico había comprado en su día a la difunta Monarch.

Por su parte, Brussels Airlines, integrada ya en Eurowings, a su vez subsidiaria de Lufthansa, hará negocio con el cierre de Adria, cubriendo una buena parte de sus rutas.

Como vemos, al final y directa, o indirectamente, todas se benefician unas de otras, practicando un canibalismo empresarial que no tiene parangón en ningún otro sector.

Curiosamente, ninguna está pasando por su mejor momento económico. Entre todas han decidido de manera implícita, dejar que el negocio lowcost campe a sus anchas, con el fin de que aquellas que no sean capaces de seguir el ritmo de las tarifas que se van imponiendo en el mercado, besen la lona y dejen paso al resto.

De entre las que cuentan con protección estatal,tenemos que señalar a Alitalia, en quiebra técnica desde hace dos años, y mantenida por el gobierno del país en espera de encontrar al inversor ideal que quiera hacerse con el 49% del accionariado, ya que parece que Italia no está dispuesta a desprenderse de su aerolínea bandera.

Otra que subsiste sólo gracias a la ayuda estatal es la sudafricana South African Airlines, cuyo futuro pende de un hilo muy fino.

Malaysia Airlines también se encuentra en una situación crítica, que podría llevar a un fatal desenlace más pronto que tarde.

Etihad se deshizo de todas sus inversiones catastróficas, con Alitalia y Air Berlin, entre otras, y ahora lucha por sobrevivir en el sector, con la ayuda inestimable de los petrodólares que recibe. Veremos hasta cuánto dura la paciencia de sus inversores.

Air India sigue en la UCI y con respiración asistida. Su pronóstico es muy grave y es necesario esperar para ver cómo evoluciona, aunque no hay demasiado optimismo al respecto.

La bajo coste Norwegian sigue con su plan para frenar la sangría de pérdidas. Aunque parece que los resultados del ajuste de cinturón realizado están comenzando a funcionar, su situación ahora mismo es límite.

La antaño considera una de las mejores compañías aéreas del planeta, Thai Airways, también ha anunciado dificultades económicas muy serias, y no se descarta su cierre incluso antes de finalizar este año.

Además de estas que acabamos de citar, atravesando dificultades económicas muy graves, existe otro buen número de aerolíneas en Europa que, a nuestro juicio, carecen de viabilidad por otras razones, como por ejemplo Wideroe, SAS, Austrian, Loganair, HOP!, Germanwings, Condor, TUI, o LOT, entre otras.

No olvidemos que con la excepción del grupo IAG, y pendientes de cómo se resuelva el Brexit, que podría traer importantes sorpresas negativas al sector, el grupo Lufthansa, el grupo Air France/KLM, EasyJet y Ryanair, todas las demás van a tener que luchar a pecho descubierto por su futuro.

Noticias Relacionadas

Flypop, nace otra aerolínea lowcost con los días contados

Y la próxima aerolínea en declararse en quiebra va a ser …

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?