5 mitos falsos sobre viajes que debes conocer

El sector turístico está absolutamente plagado de mentiras, o de lo que viene siendo lo mismo, verdades a medias.

Vayas a donde vayas, o hagas lo que hagas, si lo comentas con algún amigo o conocido te darás cuenta de que en muchísimas ocasiones te dirán que ellos han hecho exactamente lo mismo que tú, pero por mucho menos dinero.

Y es que realmente nadie, o muy pocas personas, saben realmente lo que te pasa cuando estás a miles de kilómetros de tu hogar, razón por la que se ha extendido la penosa costumbre de adornar las historias sobre viajes, evitando relatar las malas experiencias y exagerando hasta el límite las buenas.

En los últimos años, esta tendencia ha llegado incluso a todo lo relativo a la planificación de cualquier tipo de desplazamiento, reservas de avión y de hotel, supuestos “tips”, o consejos de dudosa procedencia para algunos destinos y, sobre todo, barbaridades sin igual que es posible encontrar a diario en la red.

Hay tantos mitos falsos que podríamos dedicarles todo un libro: desde el que dice que si no reservas asiento tienes más probabilidades de que te den un “upgrade” en el avión, al que entra en las páginas de compra de billetes utilizando una IP de Andorra, el que afirma que vayas donde vayas es mejor pagar en euros, o el que encuentra mejores precios para todo los Miércoles de cada semana.

Algunos de ellos son tan ridículos que no vamos a entrar a valorarlos, ya que sería como discutir a estas alturas si la Tierra es redonda o plana, pero hay otros que aún siendo totalmente falsos, tienen alguna base de veracidad.

Las aerolíneas lowcost son menos seguras

Pasan los días, pasan los meses y pasan los años, y seguimos escuchando la misma frase una y otra vez.

En su día, le dedicamos un artículo entero a este asunto, pero parece que muchos quieren seguir creyendo que su vida corre peligro cada vez que se suben a un avión de una aerolínea de bajo coste.

(Puedes leer el post en este enlace: ¿Son seguras las lowcost?)

Pues tenemos que volver a decirlo una vez más: dentro de la Unión Europea, las aerolíneas de bajo coste tienen que cumplir exactamente los mismos parámetros de seguridad que las tradicionales, conocidas también como full service.

De hecho, sólo tenemos que revisar el listado de incidencias anual y veremos que no hay mayor diferencia entre ambos tipos de aerolíneas.

Ahora, hay una cosa que sí es cierta: no es igual el sector aéreo que disfrutamos dentro de la Unión Europea, al que existe en otros continentes, principalmente Africa y Asia, así como a algunos países de Sudamérica.

Desde Turama, insistimos en no volar con determinadas aerolíneas africanas, asiáticas y sudamericanas, porque es un hecho que los estándares de seguridad que utilizan están muy lejos de los nuestros, y las incidencias graves en ellas se repiten de manera cíclica.

Por esta razón, no conviene mezclar churras con merinas. Las aerolíneas de bajo coste que operan en nuestro país y en gran parte de Europa son tan fiables como las que no son de bajo coste, una condición que no se puede extrapolar fuera de la UE.

Los lugares más turísticos son los peores

Nosotros mismos recomendamos en múltiples ocasiones salirse de los circuitos turísticos más tradicionales y aventurarse a conocer y disfrutar de otros mucho menos explotados.

Cuando comentamos esto, estamos dando por sentado que aquellos viajeros con los que trabajamos ya conocen los primeros, o al menos los más básicos.

Con esto queremos decir que es absolutamente falso (y enormemente snob) el mito de que hay que viajar evitando en todo momento los lugares, puntos, actividades, o monumentos más turísticos.

Es realmente triste, por no decir lamentable, viajar a París y no ver la Torre Eiffel, ir a Londres y no pasear por Leicester Square, viajar a Nueva York y evitar el Empire State, o irse hasta Madrid y no conocer la Puerta del Sol.

Eso está muy bien si ya se han visto en una visita anterior, pero si es la primera vez que se viaja a ese lugar en cuestión, lejos de parecer cool, moderno, o alternativo, denota cierta ignorancia.

A todos nos gusta tener la mayor libertad y comodidad cuando viajamos, pero hay ocasiones en las que tenemos y debemos ser una oveja más del rebaño.

La otra cara de este asunto, es que en algunas situaciones no es necesario visitar este tipo de lugares de la manera tradicional. Por ejemplo: se puede ver la Estatua de la Libertad desde cualquier ferry que vaya a Governors Island, totalmente gratis, y no es necesario tragarse las colas que hay para hacerse la foto de rigor en la isla de la libertad.

También es posible sacar fotos increíbles de la Torre de Londres desde diversos puntos de las cercanías, y no es necesario entrar en su interior.

Otras veces, nos centramos tanto en un punto turístico que olvidamos por completo otro situado justo al lado. Este caso ocurre en muchísimas ocasiones, como aquellos que visitan Machu Picchu y no saben que justo enfrente también pueden disfrutar de unas increíbles vistas (y mucho menos conocidas), desde el Huayna Picchu.

Exótico equivale a paradisíaco

Este falso mito tiene su origen en las típicas revistas de viajes, que todavía proliferan hoy en día, y que pintan determinados destinos como lugares bucólicos, donde una pareja de cuerpos esculturales pasea sobre una playa virgen, vestidos de blanco y agarrados de la mano.

La realidad no tiene absolutamente nada que ver con esto. Desgraciadamente, hoy en día los destinos catalogados como más exóticos distan bastante de poder ser paradisíacos.

La razón estriba en que las tendencias en el sector, así como la enorme influencia de las redes sociales, está llevando a millones de personas a visitar las mismas playas, los mismos pueblos y las mismas selvas, exactamente al mismo tiempo.

Esto deriva en que puntos de atracción turística que antaño se consideraron auténticas joyas destinadas a los visitantes más avezados, hoy se hayan convertido en lugares de reunión masiva de extranjeros.

El problema es tan grave que las autoridades de países como Tailandia, o Filipinas, han tenido que prohibir el acceso a determinados entornos, para poder darles tiempo a volver a regenerase después de la intrusión multitudinaria de turistas.

Este mito es tan sumamente falso, que casi podríamos decir que en muchos casos la palabra exótico equivale más bien a “petado”…

Por contra, para aquellos que se dejan aconsejar por expertos, y no por youtubers vendedores de humo, todavía sí se puede disfrutar de auténticos santuarios prácticamente en exclusiva. Nosotros los hemos experimentado en nuestras propias carnes en Nueva Zelanda, Australia, y muchos países sudamericanos y algunos africanos.

Los países con problemas económicos son más baratos

Sin duda, uno de los mitos más extendidos, sobre todo entre los viajeros más jóvenes.

No falta el día en el que alguien nos solicite algún presupuesto para viajar a algún destino que está atravesando graves dificultades económicas. La razón principal radica siempre en “los precios”.

Es evidente que en algunos lugares que disfrutaron en el pasado de un alto nivel de visitas foráneas, por ejemplo Venezuela, han tenido que bajar las tarifas turísticas hasta su mínima expresión, para intentar volver a atraer al mayor número de gente posible.

De hecho, la misma frase podría utilizarse para países que padecen conflictos bélicos, o que sufren de un alto nivel de atentados. Este es el caso de Egipto, Túnez, o Turquía, que también se vieron obligados a anunciar miles de ofertas a los cuatro vientos, cuando el número de turistas cayó repentinamente.

Pero sí hay otra frase que podría acompañar perfectamente a la que da título a este apartado, y es que en numerosas ocasiones lo barato sale caro.

En primer lugar, en cuanto un país cae en una grave crisis económica, las aerolíneas empiezan a disminuir el número de vuelos hacia ella, o directamente optan por retirarse (Venezuela se queda sin vuelos).

Esto lleva a una menor competencia, lo que acaba en una subida de las tarifas aéreas.

En cuanto a hoteles, por supuesto que sus precios son muchísimo más asequible, por las razones que acabamos de comentar, pero esto al final también se traduce en una enorme retahíla de recortes para los turistas, que en ocasiones no pueden ni disponer de papel higiénico en los baños (caso verídico).

Hay que sumar también que cuando no hay dinero, hay hambre, y esto suele acabar en índices de delincuencia muy elevados, por lo que cada día son más habituales las noticias de turistas atracados, que acaban saliendo de algunos países con lo puesto.

La solución es relativamente fácil: es posible viajar a determinados destinos que no están pasando por su mejor momento económico, pero que desde luego no han entrado en crisis.

Este es el caso reciente de Turquía, con una devaluación importante de su moneda, Argentina, o la República Dominicana, entre muchos otros.

Viajar solo es peligroso

Sí, desde luego nada recomendable en algunos destinos, pero en general estamos ante otro de los mitos más extendidos entre los viajeros.

Cada día aumentan más los turistas que desean viajar sin compañía de nadie. Lejos de tratarse de una experiencia triste, para muchos se trata de un reto personal, edificante y atractivo.

(10 consejos para tu primer viaje solo).

Desgraciadamente, todavía quedan muchos lugares donde la mujer no tiene los mismos derechos del hombre. Son ellas las que pueden encontrar más problemas cuando deciden viajar en solitario a alguno de ellos.

Con un mínimo de sentido común, actualmente es posible viajar en solitario por la mayoría de países del planeta, con un nivel de seguridad equiparable a hacerlo en compañía.

También es necesario apuntar que hay destinos que se prestan más para este tipo de viajeros, como por ejemplo la gran mayoría de países europeos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón, etc.

De hecho, actualmente hay muchísima gente que tiene que viajar sola por razones laborales, o por otros asuntos ajenos al mero turismo, y las agencias recibimos constantemente peticiones en este sentido.

Si tienes dudas sobre algún destino, pregunta a profesionales. Los agentes de viajes somos de los pocos profesionales que seguimos dando consejos totalmente gratis. Aprovecha antes de que eso cambie.

Noticias Relacionadas

El Gobierno Balear paga ahora por el mismo turismo que no quería

Turismo se mofa de Baleares y Canarias por el caso Thomas Cook

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?