Air Europa, grave incidente en Amsterdam

No están las cosas para muchas bromas. Después de acontecimientos recientes, y con el sistema de alerta anti terrorista en el nivel 4 (alto), cualquier circunstancia fuera de lo normal levanta inmediatamente todas las sospechas, y los protocolos correspondientes se ponen en funcionamiento al instante.

Hace unos días, nos enterábamos de la situación vivida por un avión de Ryanair, escoltado por cazas militares hasta su aterrizaje en Eslovaquia. El tercero consecutivo en los últimos 3 años.

Puedes leerlo en este enlace: Avión de Ryanair interceptado por cazas militares.

Ayer, fue un aparato de Air Europa el que provocó una alerta por un supuesto intento de secuestro en el aeropuerto de Amsterdam, que durante 4 horas puso la terminal internacional de la capital holandesa patas arriba.

El vuelo de Air Europa 1094, con origen en Schiphol y destino en Madrid Barajas, debería haber despegado a las 19:10.

El aparato con matrícula EC-LQP, un airbus A330-200, estaba en pleno proceso de embarque, cuando se activó una señal de emergencia destinada a notificar que la aeronave ha sido interceptada de manera ilegal.

Esto significa que persona/s ajena/s a la aerolínea se han hecho con el control del avión, o lo que es lo mismo, un secuestro aéreo.

Rápidamente, la puerta de cabina se cerró, dejando dentro de la misma a una treintena de pasajeros que ya habían accedido al interior. Se personaron en la zona de embarque efectivos de la policía y se procedió a evacuar las áreas colindantes.

Además, y en previsión de lo que pudiese pasar, se ordenó el despegue de un caza militar F-16, que estuvo sobrevolando durante todo el proceso las instalaciones aeroportuarias.

Según la versión oficial, los miembros de la tripulación confirmaban a las autoridades holandesas que se había tratado de un error, por lo que tras las debidas inspecciones y comprobaciones oportunas, todo volvió a la normalidad, procediendo al despegue del avión a las 23:28.

En ese momento, Air Europa publicaba un tweet en el que confirmaba el error, quitando hierro al asunto y lamentando las molestias causadas.

Algunos medios apuntaron a un “botón anti terrorista” que se habría presionado de manera no intencionada por los pilotos, como causa que hizo saltar todas las alarmas.

Más tarde, se explicó que el comandante estaba formando al segundo oficial (copiloto) cuando ocurrieron los hechos, confirmando que no había pasado nada y por parte de la aerolínea no se tomarían medidas de ningún tipo, ya que se trataba de un error humano.

Es necesario aclarar que actualmente no existe ese “botón anti terrorista” en la cabina de los aviones, y lo acontecido deja muchas preguntas en el aire.

No queremos proporcionar datos exhaustivos sobre el procedimiento de avisos de emergencia desde la cabina, por razones de seguridad obvias, pero sí es posible indicar que estos se realizan mediante la introducción de unos códigos numéricos de 4 dígitos en el transpondedor de la aeronave.

Aunque ya lo hemos comentado en múltiples ocasiones, el transpondedor es un aparato que emite una señal que hace posible que el avión sea localizado en las pantallas de los radares de control.

Pues bien, en este caso no se puede intentar explicar que alguien pueda “tropezar” sobre un botón y presionarlo accidentalmente, como si estuviésemos hablando del botón del pánico que sí existe en la práctica totalidad de sucursales bancarias, y muchos otros centros donde se atiende al público, y que emite una señal (no audible) para solicitar la intervención de miembros de seguridad, o la policía.

El código transmitido por el avión de Air Europa fue introducido de manera manual, un procedimiento que aunque se realiza en breves segundos, necesita de un nivel de concentración suficientemente alto como para no equivocarse de dígitos.

Tampoco es plausible la opción de estar introduciendo números al azar, y dar justo con la combinación que avisa de una interceptación del aparato. Las posibilidades de que ocurra esto son prácticamente nulas.

Además, hay varios puntos que nos ofrecen muchas dudas:

1) Por muy novato que pueda ser un piloto, no está dentro del campo de formación el explicarle antes de un vuelo internacional dónde está un transpondedor, y cuáles son los 3 códigos de emergencia utilizados.

Esta información es de lo más básico que se puede aprender en los primeros días de vuelo con una simple avioneta, por lo que no podemos entender la versión de que el comandante le estaba explicando a su segundo esta operativa.

Por otro lado, la situación es comparable con la de explicar a un niño cómo se llama a la policía. A nadie se le ocurre coger el teléfono, marcar el 091, esperar a que contesten, y luego colgar el aparato.

Si a los 10 minutos aparecen en el domicilio un grupo de GEO´s, sería absolutamente ridículo explicarles que sólo se estaba explicando el procedimiento.

2) Como dijimos anteriormente, cualquier piloto de cualquier tipo de avión, incluso los más básicos, conoce perfectamente el funcionamiento de un transpondedor y de los códigos de emergencia.

3) El transpondedor no se activa durante el proceso de embarque.

Tal y como apuntamos, este aparato está diseñado para que el avión pueda estar localizado en las pantallas de radar. Mientras se encuentra parado y con los motores apagados, no es preceptiva su utilización.

Normalmente, se activa en el momento en el que se solicita el remolque del avión (pushback) para comenzar a rodar hacia la cabecera activa de pista, con el fin de que los controladores de tierra puedan seguir en todo momento las maniobras y ubicación de la aeronave.

4) Los 4 dígitos que se introducen en el transpondedor no son automáticos, ni pueden ser elegidos al azar por los pilotos.

Son los controladores los que indican la secuencia numérica que es necesario transmitir, y esta debe ser introducida, dígito a dígito y en el orden correcto, por la tripulación.

5) Hay 3 códigos distintos que alertan sobre una interceptación ilegal del aparato, un fallo de comunicaciones, o una emergencia general.

Son los mismos en todo el mundo, y en el momento en el que se introducen en el transpondedor, alertan al controlador sobre cada una de estas 3 situaciones.

Por estos motivos, no vemos ningún sentido a las explicaciones dadas sobre este asunto.

Es ridículo indicar que se le está enseñando a un copiloto cómo funciona un transpondedor. Si está sentado dentro de la cabina de un avión y no es conocedor de esta información, es mucho mejor que se siente junto con el resto de pasajeros.

El piloto introdujo manualmente el código de interceptación ilegal del aparato, y posteriormente conectó y activó el transpondedor, en un momento en el que no debería de estar en funcionamiento.

No sólo se produjo un enorme retraso en el vuelo, que al fin y al cabo es lo de menos. La situación de alarma provocó la evacuación de la terminal, la cual quedó custodiada por la policía

Incluso se tuvo que ordenar el despegue de un avión militar, con todo lo que esto conlleva.

Entendemos que como broma, carece de la más mínima gracia, por lo que Air Europa debería explicar de manera exhaustiva lo ocurrido.

Si es simplemente por hacer un chiste, podrían haber indicado que se sentían un tanto “secuestrados” por Iberia y el grupo IAG, tras el anuncio de compra de Air Europa, e incluso algunos seguro que nos hubiésemos reído, pero ni el “apreté un botón por error”, ni el “le estaba enseñando al copiloto cómo se hacía”, son explicaciones mínimamente plausibles.

Noticias Relacionadas

Airbnb, el timo que está arruinando cientos de vacaciones

Air Europa, grave incidente en Amsterdam

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?