El triunfo de las aerolíneas mediocres

En un mundo perfecto sería de desear que los buenos, no de comportamiento, sino aquellos que intentan hacer las cosas bien, prevaleciesen sobre los malos. Ante esto, parece evidente que no vivimos en un mundo perfecto, y el sector aéreo es el mejor ejemplo de esto.

Estamos en una época en la que, desgraciadamente, se premia la mediocridad. Aquellas personas o empresas que se esfuerzan por intentar dar un servicio mejor, o atender de manera más adecuada a sus clientes, tienen los días contados.

Lo peor de todo esto es que es el propio usuario el que acaba propiciando esta pésima tendencia. El lado bueno del asunto es que, afortunadamente, están volviendo a aparecer aquellas personas que saben valorar un buen trato, un buen profesional, o un buen servicio.

La cuestión es: ¿Será ya demasiado tarde?.

De dos en dos

No hace muchos meses teníamos que ir relatando el cierre de algunas compañías aéreas, que ineludiblemente siempre dejan un reguero de damnificados a lo largo de todo el mundo.

Este mes, la cosa se multiplica por dos.

Con apenas pocas horas de diferencia, se ha materializado lo que ya veníamos diciendo desde principios del año pasado, cuando comentábamos las muy altas probabilidades de desaparición de la inglesa FlyBe. Aquí te dejamos el link al post: FlyBe: ¿Será la próxima en caer?.

La aerolínea regional inglesa proporcionaba un muy importante servicio de conexión entre aeropuertos correspondientes a localidades pequeñas del Reino Unido, por unos precios bastante razonables.

Afortunadamente, al entrar en la operación la también inglesa Virgin (una aerolínea decente), parece que se respetarán los puestos de trabajo de sus empleados y esta vez no tendremos que informar de pasajeros tirados en ningún aeropuerto.

La segunda en caer en desgracia ha sido la francesa Joon, filial de Air France.

No podemos decir de ella que era una lowcost, ya que nunca fue presentada como tal, pero lo cierto es que su nacimiento fue una respuesta al órdago lanzado por Norwegian y el engendro de IAG, Level.

La que se suponía iba a ser la compañía aérea de los millenials, en un principio bautizada como Boost, y atendida por personal de cabina en vaqueros y zapatillas, ha demostrado ser una auténtico fracaso, tal y como confirmamos en múltiples ocasiones.

Joon molestó a los empleados de Air France, por las condiciones laborales de sus tripulantes, molestó a KLM, una aerolínea en pleno ascenso que no quiere verse inmersa en líos ajenos, y acabó molestando también a los propios franceses, que no vieron en ella nada por lo que valiese la pena apostar.

Y ganan las mediocres

Con estas dos nuevas víctimas del sector aéreo, hay varias compañías que vuelven a frotarse las manos.

En primer lugar, la inefable Vueling, para nosotros la peor aerolínea operando ahora mismo en España y una de las más mediocres de Europa.

La misma Vueling, que crea un caos aéreo cada dos años, que oferta 100 euros menos de lo que indica la ley a sus pasajeros voluntarios afectados por overbooking para “hacerles un favor”, que discute daños en equipaje y pretende indemnizarlos a precio de saldo, que se niega a aplicar el descuento a residentes de las islas, tardó exactamente 72 horas en pagar 4,5 millones de libras por los slots que deja libres FlyBe en el aeropuerto de Gatwick.

Para entendernos, dinero tiene, pero sólo para lo que quiere (o le interesa más).

La otra que se llevó una alegría enorme fue Iberia, aunque realmente ya no sabemos si podemos utilizar ese nombre, ya que los vuelos domésticos están prácticamente copados por Iberia Express, también conocida como la “aprieta rodillas”, y los internacionales por Level, alias “el engendro”.

Iberia ha visto como en un año WOW se ha puesto contra las cuerdas y está pendiente de nuevos socios inversores para seguir volando, Primera Air ha desaparecido, Joon desaparece, y Norwegian lucha por pasar el Invierno de la mejor manera posible y volver a alcanzar la temporada alta veraniega.

Su invento, Level, que es sólo una marca, ya que es la misma Iberia quien opera los vuelos, se ve beneficiada cada vez más por la falta de competencia, lo que hace que sus precios hayan subido como la espuma.

Level, ese engendro que sigue comprando Airbus A330-200 a precio de saldo, porque su fabricación finaliza definitivamente el año próximo, y que está atada en su futuro al de Iberia, que sigue intentando convencer a la UE para demostrar que es una empresa española y no resultar afectada por el Brexit, aunque todos sepamos que no es así.

Acoso y derribo

De hoy a Agosto de este año, el grupo IAG se centrará en su campaña de acoso y derribo a Norwegian, la última que queda en condiciones de plantar batalla en los vuelos de largo recorrido.

Los analistas de la City londinense dan ya por hecho que en breve se presentará una oferta que Norwegian no podrá rehusar, aunque conociendo a su propietario, nosotros dudamos que hinque la rodilla tan pronto.

Si esto ocurriese, de nuevo la larga sombra de la mediocridad que emana del grupo IAG, volverá a oscurecer el sector aéreo europeo.

Pero no se vayan, que aún hay más.

Por supuesto, hay un plan “B” en el caso de que Norwegian aguante las embestidas de Iberia y demás familia. Todavía no se ha hablado mucho de esto, pero nosotros podemos adelantároslo a fecha de hoy, para que luego no se diga que no avisamos con tiempo.

De las aerolíneas más competitivas ahora mismo en Europa, por descontado, tenemos que resaltar a Ryanair. Afortunadamente para ella, la lowcost irlandesa es tan sumamente mediocre que tiene todas las papeletas para seguir aumentando pasajeros y ganando dinero, aunque luego le niegue una botella de agua a sus pilotos.

Pero hay otra lowcost que está justo detrás de Ryanair, y que se diferencia de ella en algo realmente crucial, y es que sus empleados (o al menos los que nosotros conocemos) están realmente contentos con sus condiciones laborales.

Hablamos de EasyJet, la “tapadita”.

La bajo coste británica mantiene un nivel aceptable de calidad y precio, a pesar de fallar todos los veranos y convertirse en la reina del retraso.

Sin embargo, sólo el hecho de que sus propios trabajadores hablen bien de ella, es suficiente para no calificarla de mediocre.

Ergo, si no es mediocre, también está en peligro de desaparecer, y ahí es a donde vamos.

En el caso de que el plan “Norwegian” no resulte para IAG, el grupo irá directamente a por EasyJet.

Esto significa que mientras en los EEUU hay 5 compañías aéreas que luchan por hacerse con el cliente a base de buenas tarifas y ofertar servicios mejores que el resto, en Europa estamos muy cerca de ser conquistados a base de bajar cada vez más la calidad de la atención al cliente.

La mediocridad en el sector aéreo, que en Europa está sin duda representada por el grupo IAG, quiere ir acabando con la competencia bastante más decente.

De momento y entre otras, ya hemos tenido que lamentar la pérdida de Monarch, una aerolínea que había apostado por ganar pasajeros a base de tratarlos bien, Air Berlin, que estuvo a punto de reinar en Europa gracias a una inmejorable relación calidad precio, y otras como Norwegian, la manera más barata de cruzar el charco a bordo de uno de los mejores modelos de avión del mercado, o Etihad, empeñada en mimar a sus pasajeros, se tambalean por momentos.

De todo el conglomerado caído en los último años, perdura sólo lo más mediocre, como Laudamotion, la reconversión de la mega ultra cutre Niki.

Y de esto no sólo tenemos culpa nosotros, los pasajeros, sino también las autoridades, empeñadas en subvencionar a las peores aerolíneas del mercado.

Pues empezamos bien el año…

Noticias Relacionadas

Flypop, nace otra aerolínea lowcost con los días contados

Y la próxima aerolínea en declararse en quiebra va a ser …

2 Comentarios

  • Posted 16 enero, 2019 7:07 am
    por Mar

    Desde la perspectiva de una viajera más o menos frecuente, os puedo dar la razón a medias. Cierto es que el consumidor siempre quiere la oferta más barata, sobre todo porque la gente normal no coge vuelos tan regularmente como para estar al tanto de qué compañía es mejor.

    Vivo en el extranjero y, comparativamente, soy una privilegiada porque mi aeropuerto de destino es Barcelona y tengo más opciones que otros compañeros que regresan a sus ciudades de origen y tienen que volar con Ryanair, les guste o no. No me parece justo echarles la culpa de la mediocridad de dichas compañías.

  • Trackback: Estas son las aerolíneas que dan más servicios a sus pasajeros – Turama

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?