FLYBE: ¿SERÁ LA PRÓXIMA EN CAER?

Flybe es una conocido aerolínea regional inglesa que tiene su base en el aeropuerto de Exeter, en el condado de Devon, aunque también está operando en la actualidad desde Manchester, Belfast y Birmingham.

Probablemente sea la más importante en la actualidad de su clase, gracias a su flota de 87 aviones y una gran diversidad de destinos en todo el Reino Unido, Irlanda y el centro y sur de Europa.

La compañía lleva desde el año 2013 luchando por mantenerse a flote en medio de una feroz competencia por parte de las lowcost más conocidas en Inglaterra, Ryanair y EasyJet, la subida del precio del combustible, el conocido déficit monetario que están experimentando todos los negocios ingleses con el tipo de cambio de la libra esterlina y un futuro más que incierto después del Brexit.

A consecuencia de todos estos factores, Flybe ha tenido que poner en marcha una importante batería de medidas para tratar de detener la hemorragia económica, las cuales parece que empiezan a dar sus frutos.

Para empezar, ha procedido a recortar y cancelar varias rutas, sobre todo las que operaban sobre Escocia. En los próximos días procederá también a devolver 6 aviones que estaba volando bajo un contrato de leasing, el cual ya no va a renovar.

Finalmente, estos recortes han reducido la capacidad de asientos ofertada por Flybe en un 4,2%, lo que ha significado que en lo que llevamos de 2018 haya conseguido, a pesar de tomar este tipo de medidas, aumentar el factor de carga en un 8,6% y el beneficio por pasajero en un 8,5%.

Por otro lado, y a pesar de la cancelación de varias rutas y la disminución en la capacidad de asientos, Flybe ha conseguido aumentar el número total de pasajeros, en concreto hasta los 2.300.000, una cifra nada despreciable para una aerolínea regional.

Además, la compañía ha prometido poner en funcionamiento una nueva plataforma digital que supuestamente va a mejorar notablemente la experiencia de los clientes a la hora de reservar algún vuelo.

Hasta aquí podríamos decir que todo apunta a buenas noticias, pero llama bastante la atención que justo en el momento en el que las cosas parece que vuelven a ir por el buen camino, es cuando salta la sorpresa de una posible venta a Stobart Group, una empresa especialista en logística y que opera varios aeropuertos.

Es más, justo en el momento en que los medios publicaban la noticia, tanto las acciones de Stobart como las de Flybe experimentaban un considerable aumento en bolsa, especialmente importante para la aerolínea que obtenía sus mejores cifras de los últimos 4 años.

Stobart, que ya es la propietaria en la actualidad de los aeropuertos de Southend y Carlisle, está decidida a plantar cara en el mercado aéreo europeo con una nueva aerolínea, tal y como hizo en su día con la desaparecida Aer Arann y actualmente con Stobart Air, utilizando precisamente el mismo sistema de leasing con el opera ahora mismo Flybe en varios de sus aparatos.

Actualmente, y gracias a esta subida repentina en el valor de sus acciones, Flybe también ha aumentado su valoración como compañía aérea, que en este momento se sitúa por encima de los 102 millones de libras, un plato apetitoso si se tienen los conocimientos oportunos para invertir en el sector.

El plan de Stobart es conjugar su propia aerolínea con Flybe y aumentar el número de asientos en vuelos entre ciudades secundarias, donde puede obtener unos mejores niveles de ocupación y beneficio por pasajero.

Con la flota actual de Stobart Air y la de Flybe se formaría una aerolínea con más de 100 aviones e importantes destinos en toda Europa, una operación económica de gran relevancia en el sector que en Turama creemos que podría funcionar durante algún tiempo.

Quizás estemos presenciando ya los primeros movimientos típicos previos a este tipo de operaciones y no descartamos, para nada, que a pesar de la reciente mejora de resultados obtenidos por Flybe, su continuidad pase obligatoriamente por la sinergia con Stobart.

De hecho, estamos convencidos que el número de compañías aéreas en Europa tiene obligatoriamente que reducirse, sea a base de este tipo de acciones comerciales, o a través de su desaparición, y que este 2018 va a traer muchas más sorpresas.

Mantenemos también nuestros ojos sobre HOP! y Wideroe, que llevan también bastante tiempo atravesando una mala racha que actualmente se ha agudizado con un crecimiento repentino del número de cancelaciones y retrasos, exactamente lo mismo que pasó el año pasado con Air Berlin.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario