Estas 4 aerolíneas ganan más por la venta de extras que por la de billetes

Es la primera vez en la historia del sector aéreo en la que hasta 4 aerolíneas han ingresado más dinero por la venta de extras, que por la de billetes para volar.

En un momento tan difícil para las compañías resulta llamativo que, a nivel general, prácticamente todas hayan conseguido aumentar de manera considerable los ingresos por la comercialización de diversos tipos de servicios.

El año pasado, el peor con diferencia para la industria del transporte aéreo, la cantidad de dinero derivada de la venta de conceptos distintos a lo que es estrictamente la compra de una plaza para volar cualquier ruta, supuso una media del 14.6% en el total de beneficios declarados por las llamadas “Aerolíneas Tradicionales” (Full Service Carriers).

Sin embargo, ese porcentaje sube de manera exponencial en las conocidas como “Bajo Coste” (Low Cost Carriers).

Avión perteneciente a la flota de la aerolínea Wizz Air

A día de hoy, ya hay 4 compañías lowcost que atribuyen la mayor parte de sus beneficios a la comercialización de lo que se conoce en el sector con el nombre de “ancillaries“.

De entre todos los tipos de ancillaries que existen en este momento, los que generan más ingresos son la reserva de un asiento específico dentro de la cabina, y los relacionados con la facturación de equipaje.

No hace demasiado tiempo, muchas aerolíneas apostaron por la conectividad en vuelo como una forma más de hacer dinero.

En contra de lo previsto, fueron los propios usuarios los que consiguieron que el servicio de WIFI se convirtiese en un extra gratuito en algunas compañías de los EEUU.

Actualmente, el hecho de tener que pagar, o no, para conectarse a internet durante un vuelo, se ha convertido en uno de los elementos diferenciadores más importantes para los pasajeros estadounidenses, a la hora de elegir una aerolínea en detrimento de otra.

Si bien es cierto que en lo que llevamos de 2021 muchas compañías aéreas han reducido sus tarifas, esta tendencia no se ha aplicado a las ancillaries, que muy al contrario parece que continúan al alza.

A continuación, te presentamos a las 4 aerolíneas cuyos beneficios derivados de la comercialización de múltiples tipos de extras, superan el 50% del total declarado en 2020.

Wizz Air

La Ultra Low Cost de origen húngaro ha conseguido que el 55,9% del total de beneficios declarados en 2020, se deban a la venta de ancillaries.

En estos momentos, es una de las aerolíneas que más crece dentro del Viejo Continente, y probablemente también de las que generan más polémicas.

Su particular filosofía laboral le ha supuesto un fuerte encontronazo con el gobierno de Noruega, que exigió a Wizz Air cumplir exactamente las mismas condiciones que el resto de compañías que operan en el espacio aéreo del país nórdico.

Ante esta disyuntiva, la húngara acabó decidiendo retirarse del territorio noruego.

Por otro lado, durante el año pasado también se denunció una práctica bastante discutible de Wizz Air, a la hora de reservar billetes a través de su propia web.

La compañía estaba cobrando un extra a mayores a aquellos usuarios que entraban en su aplicación para comprar un vuelo, haciendo uso de un bloqueador de anuncios.

A pesar de que representantes de Wizz Air se apresuraron a explicar que esto se hacía solamente para evitar hackeos, lo cierto es que esta excusa no llegó a convencer a nadie.

Spirit

Avión perteneciente a la flota de la aerolínea estadounidense Spirit Airlines

La compañía estadounidense es uno de los modelos que siguieron en su momento los directivos de Wizz Air.

Sus tarifas son probablemente las más baratas del sector en los EEUU, pero también es la que más cobra por todo tipo de ancillaries.

En 2020, el 55.8% de sus beneficios declarados (278 millones de dólares), se deben a este concepto.

Su popularidad no atraviesa por el mejor momento, y a día de hoy ocupa el octavo lugar en las preferencias de los pasajeros norteamericanos.

Viva Aerobus

Avión perteneciente a la flota de de la aerolínea mexicana Viva Aerobus

La compañía mexicana declaraba en 2020 un total de 413 millones de dólares de beneficios, de los cuales el 52.6% se atribuyen directamente a la venta de ancillaries.

Su mejor reclamo son unas tarifas más económicas que las ofertadas por la competencia.

En el ranking de valoraciones de la consultora Skytrax, Viva Aerobus sólo obtiene un punto de los diez posibles, lo que no dice demasiado en relación con la calidad de sus servicios.

Allegiant

Avión perteneciente a la flota de la aerolínea Allegiant

La aerolínea con sede en Las Vegas se caracteriza por dividir el corazón de sus usuarios.

A partes casi iguales, cuenta con un importante número de clientes que defienden a capa y espada su modus operandi, y otro no menos numeroso que jura y perjura que no volverá a subirse a uno de sus aviones.

En todo caso, esta compañía debe el 51.8% de sus beneficios en 2020 (127 millones de dólares), a la comercialización de ancillaries.

Aunque de momento la venta de extras “sólo” supone el 36.7% del total de beneficios de Ryanair, la irlandesa es, con diferencia, la que más dinero gana a través de este concepto.

En 2020, la lowcost europea consiguió la cifra de 2.900 millones de euros gracias a la venta de múltiples ancillaries.

Programas de fidelidad

Las aerolíneas tradicionales, esto es, las que no siguen el modelo de operaciones utilizado por las lowcost, también tienen sus propios recursos para generar beneficios a mayores.

El año pasado, las 5 aerolíneas más relevantes de los EEUU consiguieron hacerse con 11.100 millones de dólares, gracias a los programas de fidelidad utilizados por sus pasajeros frecuentes.

En concreto, esta cantidad deriva casi en exclusiva de ingresos provenientes de la utilización de las tarjetas de crédito que comercializan las compañías aéreas, en colaboración con diversas entidades bancarias.

Tarjetas de crédito de diversas compañías aéreas

Aunque en 2020 el número de operaciones aéreas tocó fondo, debido a la declaración de pandemia, las compras online y el gasto en otros servicios aumentó batiendo todos los récords existentes hasta la fecha.

La utilización de estas tarjetas de crédito supuso la entrada de jugosas comisiones en las arcas de las muy necesitadas aerolíneas, que pudieron de alguna manera cubrir un mínimo porcentaje de las pérdidas que estaban sufriendo.

El antiguo CEO de la compañía de bajo coste islandesa WOW, Skúli Mogensen, predijo en el año 2018 que llegaría un momento en el que las aerolíneas cobrarían una cantidad simbólica por volar, y todos sus beneficios derivarían de la venta de otros servicios adicionales.

Quizás no tengamos que esperar demasiado para confirmar si estaba en lo cierto.

Noticias Relacionadas

Estas 4 aerolíneas ganan más por la venta de extras que por la de billetes

Spantax, la aerolínea española que pudo reinar

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?