Iberia abandona a 3 pasajeros españoles en Guatemala

Una de las imágenes más impactantes que se pueden ver estos días en nuestro espacio aéreo, es la que han creado lo cientos de vuelos de repatriación de turistas que están operando la práctica totalidad de compañías aéreas europeas, así como muchas otras a nivel mundial.

Desde el pasado día 22 de Enero, fecha en la que Australia decidía ya el envío de aviones para evacuar a sus ciudadanos de los puntos más calientes en la crisis provocada por el Coronavirus, un gran número de países se veían obligados a tomar medidas excepcionales para proteger sus fronteras terrestres y espacio aéreo.

Sin embargo, muchos de los viajeros españoles que se encontraron con la irrupción del virus dentro de nuestro territorio mientras estaban en el extranjero, no han tenido la misma suerte.

Y este es el caso de 3 jóvenes españoles, que el pasado 29 de Febrero comenzaban un viaje en Guatemala destinado a tomar contacto con distintas ONG´s, y cuya fecha de regreso estaba marcada para el próximo 27 de Marzo.

La rápida sucesión de casos de contagios en Europa, y la aparición de enfermos en muchos países de Sudamérica, precipitaron los acontecimientos, que finalizaron con la cancelación del trayecto de vuelta previsto por Iberia, justo en el momento en el que los 3 jóvenes se encontraban en el Departamento de Flores, frontera terrestre con México, que también fue clausurada temporalmente.

Ante la gravedad de la situación, los 3 pasajeros implicados decidieron regresar de manera urgente a la capital, Ciudad de Guatemala, con el fin de trasladarse a la Embajada Española y estudiar las posibles soluciones que les permitiesen el regreso a nuestro país.

Lamentablemente, los responsables diplomáticos en Guatemala se lavaron las manos ante esta incidencia, remitiendo a los 3 afectados a la compañía aérea para solucionar la misma.

De esta manera, se dirigieron a las oficinas de Iberia en Ciudad de Guatemala, donde fueron informados de que la única posibilidad de regreso pasaba por tomar un vuelo el próximo día 22, que hace escala en Costa Rica, y desde allí enlazar con otro cuyo destino se encuentra en nuestro país.

Antes de confirmar el cambio, Iberia les exigió abonar a cada uno la cantidad de 300 euros, obviando el hecho de que nos encontramos ante una causa de fuerza mayor y que la cancelación de los billetes de regreso partió de la propia compañía.

Se da además el caso de que los 3 implicados en este lamentable incidente son personas que sufren de distintas patologías previas, por lo que deberían permanecer a la mayor urgencia en una cuarentena preventiva.

Uno de ellos se encuentra a tratamiento con medicamentos citotóxicos, debido a una enfermedad autoinmune, los cuales son especialmente complicados de adquirir en Guatemala y cuyas reservas ya está agotando.

Otra pasajera afectada fue operada recientemente de un pulmón, y el tercero sufre de asma.

Para evitar problemas, y debido además a la creciente crispación de la población local contra los extranjeros, a los que culpan de llevar la enfermedad a su país, se han visto obligados a alquilar una habitación justo encima de las oficinas consulares a las que acuden todos los días, limitando sus salidas al exterior a realizar los trámites administrativos necesarios.

En este momento, y debido al creciente nivel de alarma internacional, Guatemala ya ha implementado fuertes restricciones aéreas y terrestres que afectan de lleno a la llegada y salida de viajeros, algo que también se prevé que haga rápidamente Costa Rica.

Si esto se produjese antes del próximo día 22 de Marzo, cabría la posibilidad de que los 3 afectados no pudiesen abandonar el país, salvo la intermediación diplomática entre España, Guatemala y Costa Rica.

Cómo actuar en estos casos

Es importante apuntar en este momento que nos encontramos ante una situación inédita, sobre la que existe poca o nula jurisprudencia, por lo que las normas y regulaciones se están elaborando sobre la marcha, e incluso muchas veces se rectifican a las pocas horas.

Aún así, tenemos que ceñirnos al reglamento europeo 261/2004, en el cual se especifican claramente cuáles son las obligaciones de las compañías aéreas y los derechos de sus pasajeros, en casos de denegación de embarque, cancelación, o retrasos en sus vuelos.

Siempre que exista la cancelación de un vuelo, por la causa que sea, el transporte aéreo “debe tener como objetivo, entre otros, garantizar un elevado nivel de protección de los pasajeros”.

Además, en el título preliminar 13 de dicho texto legal, se indica textualmente que “los pasajeros cuyos vuelos queden cancelados han de tener la posibilidad de obtener el reembolso de los billetes, o un transporte alternativo en condiciones satisfactorias y deben recibir atención adecuada mientras esperan un vuelo posterior”.

Muchas aerolíneas se encuentran en este preciso instante reubicando a sus pasajeros en distintos vuelos, con el fin de permitir el regreso a sus domicilios, ya que las restricciones en el tránsito aéreo no afectan a las operaciones destinadas a la repatriación de ciudadanos desplazados en el extranjero.

Es de vital importancia tener siempre en cuenta que, en ningún momento, se especifica que las compañías aéreas tengan que reubicar a sus pasajeros en vuelos propios, pudiendo hacer uso de los servicios de cualquier otra aerolínea que pudiese cubrir el mismo trayecto.

El derecho al reembolso de los billetes correspondientes al vuelo cancelado, se pierde en el mismo instante en el que el pasajero acepta la solución ofertada por parte de la aerolínea, sea esta en forma de otro vuelo distinto (máxime si le hacen pagar por ello), mediante un bono, voucher, o vale de puntos para gastar en la compañía.

En caso de extrema urgencia y si la compañía no oferta ningún tipo de solución satisfactoria, existiendo tal posibilidad, el pasajero podría solicitar el reembolso de los billetes no utilizados, y realizar el trayecto de regreso en otra distinta, reclamando posteriormente estos gastos a la primera.

Todavía estamos pendiente de conocer si cuando se fallen los numerosos juicios que van a celebrarse por causas similares, se procederá a condenar a las aerolíneas al pago de todos los gastos extras provocados a sus pasajeros, dado que en muchos casos sí existen limitaciones legales y administrativas para operar algunos trayectos, lo cual las eximiría de tal obligación.

En todo caso, sí en necesario recordar que tanto los Consulados y las Embajadas en el extranjero, están precisamente creadas para atender y dar solución a este tipo de incidencias, sobre todo cuando estamos hablando de una crisis a nivel mundial.

En muchos otros países no es necesario tener que recordar esto, dado que automáticamente surge la iniciativa propia por parte de los Ejecutivos de fletar distintos “aviones escoba”, para que vayan garantizando el regreso de sus ciudadanos a casa.

Esto se realiza gracias al abono de una mínima cantidad de dinero (apenas llega a los 5 euros) que se aporta cuando se adquiere un paquete vacacional a través de una agencia de viajes.

Mientras desde los organismos diplomáticos se está remitiendo a los pasajeros a tratar directamente con las aerolíneas en casos similares al comentado, por entender que se trata de una responsabilidad civil contractual entre una empresa y su cliente, se está obviando que viene derivada de una crisis internacional sin precedentes, y en la que deberían intervenir para consensuar soluciones entre ambas partes.

Como este caso, ahora mismo hay muchos otros repartidos a lo largo y ancho del planeta, correspondientes a viajeros que contrataron por su cuenta diversos servicios turísticos, que no gozan de la protección y seguridad jurídica otorgada a los viajes combinados que comercializan en exclusiva las agencias de viajes.

En la inmensa mayoría de estos casos, los pasajeros afectados además desconocen cuáles son sus derechos, los cuales tendrían que serles comunicados por las propias aerolíneas, encontrándose muchos de ellos en situaciones desesperadas.

Por esta razón, vemos como las aerolíneas intentan en ocasiones cubrirse sus espaldas de cara a reclamaciones futuras, y dejan de lado el deber de protección que tienen para con sus pasajeros, aludiendo a encontrarse en una situación inédita hasta la fecha.

Noticias Relacionadas

Pasaporte sanitario: El Reino Unido comienza a utilizarlo en Heathrow

Mueren 23.000 pollitos abandonados en el aeropuerto de Barajas

1 Comentario

  • Posted 18 marzo, 2020 9:34 pm
    por jo

    Una de las componentes de la foto es familiar mía, atrapada también en Guatemala y la respuesta obtenida por parte de la Embajada ha sido la misma.Es decir que no le dan solución alguna más que una app para saber donde está en todo momento.

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?