Las compañías aéreas están eliminado la clase Business para centrarse en la Premium Economy

Mientras que la venta de asientos en clase Economy (conocida como “coach” en el sector) es fundamental para que una aerolínea pueda cubrir gastos, los verdaderos beneficios están ubicados en la parte delantera de la cabina.

Hasta ahora, la clase Business tenía la mayor repercusión económica dentro del avión, pero a cambio de asumir unos costes más que significativos para las aerolíneas.

Ese problema se ha solucionado gracias la clase Premium Economy, que ofrece una mejora marginal de confort para el pasajero, al mismo tiempo que mayores beneficios para la compañía.

Asiento Premium Economy en un avión de la aerolínea Iberia

Las primeras en implementar este tipo de servicio fueron las norteamericanas American, United, y Delta, las cuales supieron ver cómo con una menor inversión y gasto conseguían ganar más dinero.

Pero tras la llegada de la pandemia y con ella la práctica desaparición de los viajes de negocios, principales usuarios de las butacas Business, el proceso ha sido imitado por buena parte de las aerolíneas más relevantes del sector.

Durante este último año y medio, los asientos de clase Business se han ido quedando vacíos, y ahora muchos de ellos desaparecerán para no volver más.

El coste de instalación de asientos Business y First Class para una compañía aérea se encuentra entre los 75.000 y los 250.000 dólares.

Ambas clases precisan también de más espacio dentro de la cabina.

Una butaca correspondiente a Premium Economy tiene un coste de entre 8.000 y 20.000 dólares.

No sólo esto, los asientos de Premium Economy sólo ocupan un 10% más de espacio que los de Economy.

Para el pasajero, volar en Premium tiene una doble recompensa:

Por un lado, el factor psicológico de saber que no está viajando en los asientos más baratos del avión, y por otro el poder disfrutar de aproximadamente un 5% más de espacio para las piernas.

A esto hay que añadir butacas más anchas, respaldos con mayor grado de reclinación, pantallas más grandes, y en algunos casos un menú especial y diferenciado.

Tal y como afirma Juha Jarvinen, CCO de la aerolínea Virgin Atlantic, “los usuarios del transporte aéreo necesitan una oferta de asientos más segmentada”, a través de la cual puedan disponer de más opciones para elegir dónde desean volar.

Emirates, una de las compañías más influyentes a nivel internacional, presentó este mismo año sus nuevos asientos Premium Economy, instalados en varios Airbus A380.

Asientos de la clase Premium Economy en un avión de Emirates

De momento y a pesar la crisis por la que atraviesa el sector, parece que la idea está funcionando, y el próximo año espera comenzar a implementarla en alguno de sus Boeing 777.

La finlandesa Finnair ha confirmado que equipará 27 de sus aeronaves de largo alcance con la oferta Premium Economy, desterrando de forma definitiva de su interior las antiguas butacas de Business.

Pero sin duda alguna, la que está realmente exprimiendo al máximo la clase Premium es la alemana Lufthansa.

La aerolínea teutona cuenta con los servicios de su subsidiaria Lufthansa Technik, empresa encargada de eliminar las butacas de Business, recablear el interior de la cabina, e instalar los asientos Premium.

Todo este proceso apenas le lleva 5 días de trabajo.

En el momento actual, Lufthansa oferta billetes para Premium Economy en 102 de sus aviones de largo alcance.

Asientos Premium Economy en un avión de la aerolínea Lufthansa

Los alemanes han confirmado que cada asiento Premium genera para la aerolínea un 33% más de beneficios por pie cuadrado que uno de Business.

Su comercialización también resulta más sencilla, ya que la tarifa Premium se encuentra a medio camino entre los precios que se abonan por la reserva de un billete en Economy, y los que se pagan por una butaca en Business.

Heike Birlenbach, Vicepresidenta de ventas y servicios para Europa de Lufthansa, confirmaba en una entrevista a Bloomberg que la aerolínea bandera alemana ha decidido centrarse en la clase Premium Economy.

En un principio, la compañía temía que esto llevase a la extinción de las butacas Business, pero finalmente han comprobado como el número de pasajeros que deciden adquirir un upgrade para volar en Premium Economy es mucho mayor.

Se trata de la misma filosofía que comparte Topi Manner, CEO de la aerolínea finlandesa Finnair, declarando que “Premium Economy es el espacio más rentable dentro del avión para la aerolínea, y la pandemia ha reforzado definitivamente esta idea”.

Quentin Munier, responsable de la multinacional francesa de equipamiento aeronáutico Safran, cree que si actualmente la gran mayoría de compañías aéreas no han decidido ya centrarse en la implementación y venta de asientos Premium Economy, es sólo porque la situación económica actual del sector no lo permite:

“Muchas aerolíneas simplemente se encuentran a la espera de acontecimientos”.

Lo más probable es que en un futuro a corto plazo esta tendencia continúe en aumento, y de manera progresiva los antiguos asientos de la clase Business irán dejando lugar dentro de las cabinas a los nuevos de Premium Economy.

Noticias Relacionadas

Lufthansa subasta todos los componentes de dos Boeing 707 retirados

Ryanair: se utilizó el volcán canario para crear una noticia falsa contra la aerolínea

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?