Lufthansa obligada a operar 18.000 vuelos sin pasajeros para mantener sus slots

La normativa de la UE penaliza con su retirada a las aerolíneas que no los utilizan.

Imagina un aeropuerto en el que cada avión pueda aterrizar o despegar cuando le parezca más conveniente, a las horas y los días que prefieran.

Esta situación además de ser un auténtico caos, también supondría un enorme riesgo para el tráfico aéreo, ya que podrían darse peligrosas concentraciones de aeronaves durante las horas punta, imposibles de manejar por parte de los controladores.

Vista aérea de la plataforma de un aeropuerto

Para evitar este tipo de escenarios, antes de comenzar a volar hacia o desde un aeropuerto en concreto, las compañías aéreas tienen que gestionar la correspondiente autorización administrativa, por la que se les reservará una franja horaria para los días solicitados, dentro de la cual sus aviones podrán aterrizar o despegar.

Esta reserva de un espacio y una franja horaria concreta, es lo que se conoce como SLOT.

Es importante tener en cuenta que estas autorizaciones de tipo administrativo, no guardan relación alguna con las que reciben directamente las aeronaves por parte de los servicios de control de tránsito aéreo.

Gracias a la gestión que se hace de los slots, los aeropuertos pueden saber con la antelación suficiente cuándo van a necesitar más espacios libres en la plataforma, para que puedan estacionar las aeronaves que van llegando, o cuándo va a haber un mayor número de pasajeros haciendo uso de las instalaciones, como controles de pasaportes, de seguridad, o incluso comiendo y bebiendo en las cafeterías.

Si bien es cierto que en muchos aeropuertos la obtención de un slot es un trámite gratuito, en otros es necesario desembolsar cantidades de dinero muy importantes, por lo que finalmente se convierten en un activo más para las aerolíneas.

De este modo, hay compañías que los venden cuando necesitan disponer de dinero, o los utilizan para incluir en sus negociaciones con la competencia.

Si no hubiese una legislación que lo impide, muy fácilmente se podría dar el caso de aerolíneas dedicadas única y exclusivamente a la compra y venta de slots, especulando con su precio y obteniendo un beneficio económico a través de su comercialización.

Para evitar esto, la UE estableció en su momento que si una aerolínea no opera los slots de los que dispone, a un mínimo del 80% de su capacidad, le serán retirados y volverán a estar disponibles para el resto de la competencia.

Aeropuerto de Sydney, en Australia

En Marzo de 2020 y ante el cierre de fronteras generalizado que provocó el estallido de la pandemia, esta norma fue suspendida temporalmente, ya que ninguna aerolínea podía cumplirla.

Sin embargo, actualmente vuelve a estar en vigor, esta vez con un porcentaje mínimo de utilización del 50%.

A pesar de la rebaja sustancial en el porcentaje de uso, la nueva variante del virus SARS CoV-2 que azota a toda Europa ha vuelto a provocar miles de cancelaciones de vuelos, y ya hay diversas aerolíneas incapaces de mantener ese mínimo porcentaje de utilización de sus slots.

Este es precisamente el caso de la alemana Lufthansa, que a pesar de haber anunciando la cancelación de más de 33.000 vuelos durante este Invierno, se ve obligada a mantener otros tantos sólo con el fin de no llegar a perder sus slots en diversos aeropuertos.

En total, el grupo Lufthansa calcula que tendrá que seguir operando el equivalente a 18.000 vuelos sin pasajeros, lo cual además de anti económico resulta absolutamente incomprensible.

Una de sus filiales más afectadas, la belga Brussels Airlines, tendrá que operar como mínimo 3.000 vuelos sin un solo pasajero, lo que supone un gasto innecesario que puede complicar enormemente el futuro de la compañía.

Airbus A330 de la aerolínea belga Brussels Airlines

Tal y como ha declarado a medios de comunicación nacionales el CEO del grupo alemán, Carsten Spohr: «tendremos que operar un extra de 18.000 vuelos innecesarios, sólo para mantener nuestros derechos de despegue y aterrizaje».

Lejos de presentar alguna alternativa para corregir una situación a todas luces aberrante, la UE a día de hoy mantiene sus expectativas de aumentar el porcentaje mínimo de utilización de los slots hasta el 64%, una norma que se podría poner en vigor el próximo mes de Marzo.

De no mejorar la situación sanitaria a nivel internacional, esta podría ser la puntilla para muchas compañías aéreas incapaces de mantener sus operaciones, a las que además se les retirarían gran parte de sus slots en diversos aeropuertos.

Y todo esto sin tener en cuenta la subida unilateral de las tasas que se cobran a las compañías aéreas por cada pasajero transportado, que en algunos aeropuertos como Heathrow o Schiphol han llegado a triplicarse durante los últimos meses.

A nuestro juicio, parece evidente que la UE necesita una mayor flexibilidad y rapidez para ir adaptando sus normativas a la realidad imperante en cada momento, algo que creemos no está sucediendo a día de hoy.

Noticias Relacionadas

avion de aerolínea SAS

Desastre aéreo: las huelgas en las aerolíneas europeas rompen el Verano

actividades turisticas

Estas son las atracciones turísticas más caras y más baratas del mundo (que valen la pena visitar)

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?