Ofrecen 24.000 dólares a una familia por ceder sus asientos en un avión de Delta Airlines

Una vez aceptada la oferta, la aerolínea se negó a realizar el abono acordado.

El colapso aéreo registrado en los EEUU durante el mes de Diciembre, ha provocado miles de incidencias a lo largo y ancho de todo el país.

De por si, el último mes del año suele ser enormemente conflictivo para el sector, ya que a la gran afluencia de pasajeros hay que sumar las pésimas condiciones meteorológicas típicas de la temporada de Invierno.

En este caso, además se da la circunstancia de estar atravesando una de las olas de frío con las temperaturas más bajas que se recuerdan, causante hasta el momento de un mínimo de 30 fallecidos.

Por estos motivos, el pasado día de Navidad se convirtió en una auténtica pesadilla para muchos millones de norteamericanos, que intentaban volar para visitar a sus familiares, o regresar a sus domicilios tras las vacaciones.

caos en aeropuertos de EEUU

Ese es precisamente el caso de David Reeves, que viajaba con su familia desde Oakland hasta Nashville, tras haber reservado sus billetes con la compañía Delta Airlines, en un vuelo que haría escala en Salt Lake City.

La ruta que unía ambas ciudades registraba un alto overbooking, lo que obligaba a que algunos de los pasajeros tuviesen que ceder sus asientos y viajar en otra aeronave que despegaría esa misma noche.

Sin embargo y como era de esperar, en una fecha tan señalada no aparecieron voluntarios dispuestos a modificar el horario de su vuelo, situación ante la que Delta Airlines decidió actuar.

Con el fin de incentivar a los afectados por el cambio, la aerolínea anunció una compensación de 8.000 dólares para cada pasajero que aceptase renunciar a su asiento, una oferta muy difícil de rechazar.

David Reeves viajaba con su esposa y un hijo menor de edad, lo que en teoría equivalía a un abono de 24.000 dólares por aceptar el cambio propuesto por Delta.

Tras asegurarse con el personal de la compañía de que recibiría un voucher por valor de esta cantidad, Reeves renunció voluntariamente a los tres asientos que había reservado.

De hecho, fueron varios los pasajeros que ante una cifra tan jugosa y apetecible, decidieron seguir los mimos pasos de la familia Reeves, presentándose como voluntarios para ceder sus asientos ante el mostrador de Delta Airlines.

Avión de Delta Airlines

Finalmente, parece que la alta afluencia de viajeros deseosos de hacerse con el voucher ofertado, acabó sobrepasando a la aerolínea, que se negó en rotundo a entregar las cantidades acordadas.

Es más, en el último momento, Delta Airlines decidió cancelar el vuelo afectado, aludiendo a problemas con la configuración de la tripulación que debía operar el mismo.

Argumentando este hecho, la compañía negó la compensación ofertada a todos los pasajeros que renunciaron voluntariamente a sus asientos, ofreciéndoles plazas en otro avión que despegaría 48 horas después.

La familia Reeves se desplazó esa misma noche y por su cuenta hasta el aeropuerto regional de Monterrey, desde donde tomaron un avión hacia Nashville.

En declaraciones realizadas al canal de noticias estadounidense ABC7, David Reeves confirmó que Delta Airlines se comprometió a abonarle los gastos de desplazamiento y una noche de hotel, pero en ningún caso los 24.000 dólares acordados.

A día de hoy, la familia Reeves se pregunta hasta qué punto está permitido realizar este tipo de ofertas en una situación de overbooking, para posteriormente romper unilateralmente el acuerdo si la aerolínea decide actuar de otra manera, como por ejemplo cancelando el vuelo original.

Noticias Relacionadas

conectado a internet en el avion

Llega (por fin) la WIFI gratuita a las compañías aéreas

durmiendo en un avión

Adiós definitivo a los asientos reclinables dentro de los aviones

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?