Realizar tests masivos en los aeropuertos no es viable

Esta es la conclusión a la que ha llegado Dale Keller, Jefe Ejecutivo de la Junta de Representantes de Compañías Aéreas del Reino Unido.

Keller ha aconsejado a todas las aerolíneas abandonar la idea de que es posible realizar tests masivos a los pasajeros dentro de los propios aeropuertos, y antes de que estos embarquen en sus correspondientes aviones.

Esta práctica fue implementada por Emirates hace tan solo un par de semanas, pero se limitó a un determinado número de vuelos de repatriación operados desde el aeropuerto internacional de la ciudad de Dubái.

Tal y como apunta Keller, si se decidiese hacer lo mismo en aeropuertos como Heathrow, Schiphol, o Frankfurt, recintos que mueven a cientos de millones de usuarios, resultaría necesario disponer de ingentes cantidades de tests, algo que dada la situación actual y su número limitado, la ciudadanía no entendería que se destinasen a turistas y a viajeros, en vez de a los hospitales.

Además, habría que dedicar una ubicación adecuada dentro de los aeropuertos para poder realizar las pruebas médicas oportunas, y disponer del personal cualificado para ello.

En declaraciones realizadas durante el segundo seminario de TTG, Dale Keller indicó que “nos podríamos imaginar las críticas que llegarían por parte de la ciudadanía, en el caso de que la industria aérea se apropiase de medios destinados a los servicios de salud”.

En la misma línea se mostró Grant Shapss, Secretario de Estado para el Transporte en el Reino Unido, el cual además indicó que a día de hoy todavía se está valorando la posibilidad de instalar monitores para comprobar la temperatura corporal de los pasajeros, antes de la salida y en el momento de llegar a destino.

Shapss contestaba en estos términos a John Holland-Kaye, Jefe Ejecutivo del aeropuerto de Heathrow, en Londres, el cual sigue reclamando con insistencia la instalación de este tipo de terminales.

En un principio, parece que el ejecutivo británico ha decidido optar por una cuarentena obligatoria de 14 días, que tendrán que cumplir todos aquellos que accedan al Reino Unido a través de cualquiera de sus aeropuertos.

Esta medida también afectaría a ciudadanos ingleses regresando a sus domicilios.

Uno de los puntos más controvertidos sigue siendo el aplicar normas de distanciamiento social dentro de las cabinas de los aviones, lo que obligaría a dejar libres un tercio de los asientos.

Esta medida reduciría notablemente el factor de ocupación de todas las compañías aéreas, y podría generar importantes pérdidas económicas.

Mientras que Ryanair ya ha anunciado que no está dispuesta a dejar asientos vacíos en sus aviones, salvo que los gobiernos corriesen con los gastos que generase esta norma, otras lowcost como EasyJet, o WizzAir, acaban de confirmar que sí aceptarían ponerla en práctica, siempre y cuando se hiciese sólo durante un tiempo limitado.

En lo que sí parece que hay consenso, es en la obligación de portar mascarillas protectoras y guantes en el momento de acceder a cualquier aeropuerto, y mientras se permanezca a bordo de un avión comercial.

Tal y como comentamos en Turama en nuestro artículo “El pasaporte sanitario: Nueva obligación futura para poder viajar”, creemos que esta medida sigue siendo indispensable para poder garantizar la seguridad de todos los viajeros en estos momentos.

A mayores, sería deseable que se pudiesen hacer controles de temperatura dentro de los aeropuertos, y tests selectivos sólo a aquellos usuarios que presentasen síntomas de fiebre.

Por supuesto, damos por hecho que será obligatorio viajar con guantes y mascarillas, algo a lo que nos tendremos que ir acostumbrando, porque intuimos que va a convertirse en una medida a aplicar durante un periodo de tiempo bastante prolongado.

A día de hoy, todavía seguimos pendientes de conocer qué tipo de normas se decidirán aplicar dentro de los aeropuertos españoles.

AENA recibía la semana pasada esta pregunta por parte de un Senador canario, el cual cuestionaba la preparación de los aeropuertos de la Comunidad de cara a volver a recibir turistas.

Recordemos que mientras en Italia, y muchos otros países de nuestro entorno, se decidía tomar la temperatura a todos los pasajeros de los vuelos que llegaban al país transalpino, en España nunca se llegó a poner en práctica esta medida.

Por esta razón, seguimos pendientes de conocer qué tipo de normas habrá que cumplir dentro de los aeropuertos nacionales, una vez se levanten las restricciones que actualmente impiden los desplazamientos por avión.

Noticias Relacionadas

Se dispara el número de incidentes con pasajeros conflictivos

Roma Fiumicino: Primer aeropuerto 5 estrellas de la era Covid

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?