¿Superarías las pruebas necesarias para convertirte en tripulante de cabina?

Utilizando denominaciones como Aeromoza o Azafato, para referirse a los Auxiliares de Vuelo o Tripulantes de Cabina, todavía se puede afirmar que estos profesionales siguen siendo vistos por parte de un cada vez menor número de pasajeros como simples figuras de adorno puestas por las aerolíneas para hacer bulto.

Link: 15 Confesiones de Tripulantes de Cabina saturados.

Sin embargo, la preparación y los conocimientos que se requieren para desempeñar esta función dentro de un avión, tocan materias tan dispares como el dominio de varios idiomas, nociones de psicología, protocolos técnicos y de emergencia, primeros auxilios, además de diversas pruebas físicas de variopinta índole.

Auxiliar de vuelo en su jump seat

Aunque gran parte de las compañías aéreas se mueven dentro de unos estándares habituales a la hora de hacer las selecciones para su personal, existen infinidad de particularidades dependiendo de cada una de ellas.

A continuación, te resumimos algunas de las que más llamaron nuestra atención.

Ni muy bajo ni muy alto

Para poder desempeñarte como tripulante de cabina, es igual de problemático ser excesivamente bajo como demasiado alto.

Como media general, se impone una talla mínima de 1,60 metros, con la que se supone podrías alcanzar los compartimentos superiores de la cabina sin demasiado problema.

Tripulante de cabina trabajando

En el otro extremo, aerolíneas como FlyBe, British Airways, o Ryanair, no suelen contratar a candidatos que superen los 1.88 metros de altura.

Si este es tu caso, siempre puedes optar a trabajar con Lufthansa o KLM, que permiten auxiliares con un máximo de 1.95 y 1.90 metros de altura, respectivamente.

Para otras aerolíneas, la prueba que determina si tu altura es la adecuada es tremendamente sencilla: si permaneciendo descalzo en la cabina el candidato puede abrir y cerrar los compartimentos de equipaje superiores, no existiría mayor problema.

Edad

La franja de edad para presentarse a una selección para este puesto varía considerablemente.

En algunas ocasiones, sobre todo cuando se requiere acreditar cierta experiencia como tripulante de cabina, no se suele imponer una edad máxima en los requisitos iniciales, con el fin de poder entrevistar a todos los interesados.

Auxiliar de vuelo posando en cabina

Sin embargo, hay diversas compañías aéreas que limitan extraordinariamente los tramos de edad para la contratación de sus empleados, como por ejemplo Air India, que exige una media de entre 18 y 27 años, pero cuando se trata de auxiliares que ya trabajaron previamente con otras aerolíneas, puede llegar a contratar a candidatos de hasta 32 años.

En su caso, Aeromexico suele rebajar en sus selecciones un año, concretamente hasta los 26, mientras que Air Tanzania, Sri Lanka Airlines y Air Niugini, limitan la edad máxima a los 25 años.

Natación

Se trata de una prueba bastante habitual en todas las selecciones que se realizan para contratar Auxiliares de Vuelo.

La gran mayoría de aerolíneas exigen que puedas nadar un mínimo de 25 metros dentro de un tiempo razonable.

En el caso de Air New Zealand, es obligatorio cubrir 50 metros a nado en menos de 2 minutos, además de poder permanecer a flote en un punto fijo durante 1 minuto.

Air Niugini, la compañía estatal de Papúa Nueva Guinea, exige a sus candidatos permanecer un mínimo de 2 minutos en flote estático.

Peso

Hace tiempo que la gran mayoría de compañías aéreas eliminaron los pesos ideales para sus tripulantes de cabina, centrándose más en lo que se conoce como IMC.

El Indice de Masa Corporal (IMC) sirve para determinar el peso que se considera «sano», o aceptable, para un hombre o mujer con una altura determinada.

Esto significa que si tu peso es alto, pero está dentro de los límites que se indican de IMC para una persona de tu sexo y estatura, la aerolínea lo debería dar por bueno.

Tripulantes de cabina antes de embarcar

Air India está entre las compañías aéreas que más problemas han tenido en este sentido, tras detectar a un importante número de empleados que excedían los límites de su IMC.

Actualmente, se ha convertido en una de las más exigentes en este aspecto.

Estado civil

En los principios de la aviación, se exigía a todas las candidatas para trabajar como auxiliares de vuelo (mayoritariamente sólo mujeres), que estuviesen solteras y sin hijos.

Hoy en día, el estar casado, soltero o viudo no es un factor a tener en cuenta, aunque obviamente estas cuestiones se pueden preguntar durante alguna de las entrevistas para elaborar el perfil de los aspirantes.

Ya quedan muy pocas aerolíneas que se atrevan a exigir públicamente sólo a candidatos solteros, como el caso de Sri Lanza Airlines, que además puntualiza lo siguiente: «viudos y divorciados, aún con hijos, podrán ser valorados».

Air Niugini se mantiene todavía en la prehistoria del sector, y sólo contrata a tripulantes de cabina «solteros y sin niños a su cargo».

Apariencia

Otro de los mitos más extendidos es el que afirma que las aerolíneas sólo contratan a Auxiliares de Cabina con una excelente apariencia física.

Si bien es cierto que se espera que los empleados sean la imagen de la compañía de cara al púbico, y por este motivo deberían cumplir con ciertos estándares, hoy en día la belleza es un concepto demasiado subjetivo como para poder valorarlo en una entrevista de trabajo.

Tripulantes de cabina posando

En el año 2016, Azerbaijan Airlines publicó una convocatoria de plazas para Tripulantes de Cabina destinada única y exclusivamente a «mujeres con buena apariencia de entre 18 y 30 años».

Ante la lluvia de críticas recibida, los términos «buena apariencia» desaparecieron de la convocatoria a los pocos días de su publicación.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que todas las aerolíneas imponen a su personal los criterios que deben seguir en lo que se refiere tanto al aspecto físico, ropa, o incluso higiene.

Es cierto que algunas son más flexibles que otras, pero hablando en términos generales te podemos decir que no están demasiado bien valorados ni los tatuajes en zonas visibles, ni los adornos estéticos del tipo piercings.

Para algunas compañías, un candidato que sufra de graves problemas de caspa, por ejemplo, podría ver seriamente disminuidas sus posibilidades de elección.

Decoraciones en la lengua, las cejas, los labios, o en las orejas, también pueden ser motivo de disputa dentro de muchas aerolíneas.

Por ponerte un ejemplo, para la compañía holandesa KLM su candidato ideal sería «una persona de entre 1.58 y 1.90 metros de altura, bien arreglada y con buena apariencia, sin tatuajes visibles, ni adornos en lengua o en la dentadura, y que sobre todo desee vestir nuestro uniforme».

Tripulantes de cabina en el aeropuerto

Compañías como Emirates o Qatar, entre otras, exigen a sus tripulantes de cabina seguir unos protocolos muy específicos en lo que se refiere a la forma de vestir, de maquillarse, de afeitarse, o incluso de cortarse el pelo.

En muchas otras se indica a sus empleados la longitud máxima permitida en una barba, la paleta de colores que se pueden utilizar para maquillarse, la longitud máxima de los tacones, o el tipo de pendientes que se pueden utilizar a bordo.

Finalmente, un Auxiliar de Vuelo no sólo es la imagen de la aerolínea delante del pasajero, sino también la persona que en una situación de emergencia podría salvarte la vida, por lo que sólo por este detalle deberías devolver el saludo que te ofrece cuando embarcas en el avión.

Noticias Relacionadas

incidencias en aeropuertos

Estas son las incidencias programadas en los aeropuertos europeos para lo que resta de Verano

Viajar a Londres

Los ingleses califican como «prácticas españolas» la problemática laboral que sufren tras el Brexit

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?