Thomas Cook resucita "milagrosamente"

El día 23 de Septiembre, apenas 24 horas después de la declaración de bancarrota del mayorista británico Thomas Cook, subíamos un post a nuestra web titulado “Thomas Cook resucitará milagrosamente en unos meses”.

En dicho artículo decíamos, textualmente: “Pero claro, qué mejor forma de hacer un lavado de cara, pasar por “chapa y pintura”, desprenderse de un buen número de deudas, eliminar puestos de trabajo de muchos años de antigüedad, con salarios elevados y condiciones laborales especialmente generosas, y comenzar una nueva vida operativa libre de lastres”.

Pues bien, si en algo nos hemos equivocado es que ni siquiera nos han dado meses de plazo para confirmar nuestra afirmación, porque el “milagroso” proceso de resurrección ya está en marcha.

Hoy mismo ha saltado a los medios la noticia que se lleva rumoreando en el sector desde hace mucho tiempo: Hays Travel, agencia de viajes británica que opera el grupo con su mismo nombre, donde se engloba el mayor número de agentes independientes del país, se hace con los 555 puntos de venta a pie de calle que Thomas Cook tenía antes del cierre.

No sólo esto, Hays Travel ha ofrecido puestos de trabajo en esos mismos puntos a un total, hasta ahora, de 596 antiguos empleados de Thomas Cook, de los cuales más de 400 ya han aceptado la nueva oferta de empleo.

Si todo sigue el plan establecido, se calcula que hasta un total de 2.500 ex empleados de Thomas Cook acabarán pasando a formar parte de Hays, haciendo el mismo trabajo que venían desempeñando para el touroperador quebrado, incluso probablemente en la misma ubicación.

Eso sí, que nadie se equivoque, Hays está renegociando las condiciones de alquiler de los puntos de venta de Thomas Cook a la baja y, por descontado, los nuevos contratos que pasa a sus ex empleados en paro, de momento, también son significativamente de peor calidad.

Pero bueno, mejor tener un puesto de trabajo que estar en el paro, o un local alquilado que cerrado con el cartel en la puerta de “Se Alquila”.

Por su parte, los ex directivos de la filial alemana de Thomas Cook, Neckermann, también acaban de anunciar que van a reflotar la empresa, después de que esta se declarase en quiebra dos días más tarde que su matriz.

Pero que nadie se escandalice por esto. Puede que moralmente e incluso económicamente sea una forma de proceder totalmente detestable, ya que se dejó tirados a muchos turistas (algunos de ellos con serios problemas para poder abandonar sus hoteles) y se obligó al gobierno británico y a diversas aseguradoras a desembolsar el enorme importe que costaba la repatriación de los afectados, pero es que resulta que la legislación contempla este tipo de situaciones en las que las empresas tienen que reorganizarse y reestructurarse.

Por nuestra parte, en el mes de Mayo ya indicamos en otro artículo que nos parecería una auténtica sorpresa que Thomas Cook llegase viva al Verano.

Si fuésemos mal pensados (que no lo somos, porque podría tener consecuencias legales) podríamos incluso llegar a pensar que los propietarios de Hays Travel, íntimos colaboradores de Thomas Cook durante muchos años y conocedores en primera persona de la situación real del mayor touroperador británico, tenían pensada esta “jugada” desde hace mucho tiempo.

Si fuésemos mal pensados (que no lo somos) podríamos incluso llegar a pensar que Hays Travel estaba dispuesta a hacerse con el negocio de Thomas Cook, pero desde luego no bajo las mismas condiciones económicas que acabaron llevando a la ruina a este último.

Si fuésemos mal pensados (que no es el caso) se podría llegar a creer que Hays Travel esperó/solicitó/aconsejó a Thomas Cook declararse en quiebra, para poder luego recoger los pedazos rotos del suelo y adaptarlos a su modelo de negocio, ya libres de cargas y deudas, el cual tampoco dista tanto del de Thomas Cook.

Es más, si fuésemos mal pensados, que no lo somos porque podría tratarse de un delito, podríamos incluso llegar a creer que Thomas Cook esperó hasta poder cobrar el total de los paquetes turísticos que tenía vendidos para el Verano (se suelen pagar en varios plazos), para hacer una última caja antes de echar la persiana a finales de Septiembre, dejando a clientes y proveedores con una mano delante, y otra detrás.

Afortunadamente nada de esto ha ocurrido, y todo ha sido fruto de simples coincidencias derivadas de una pésima gestión empresarial.

Si tú te lo crees, nosotros también…

Noticias Relacionadas

Falsa señal de ILS provocó la incidencia por aproximación en Norrkoping

El pelotazo con Vueling que acabó en fraude y multa

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?