El Reino Unido cierra su espacio aéreo a la compañía rusa Aeroflot

Rusia ha decidido responder prohibiendo el acceso a todas las aerolíneas inglesas.

De nuevo, una vez más, Europa entra en guerra.

En esta ocasión, las miradas atónitas de unos y la falta de complicidad de la gran mayoría, han abierto las puertas a otro conflicto bélico cuyas dimensiones y alcance están todavía por conocerse.

Mientras la Unión Europea continúa dilucidando qué medidas adoptar frente al régimen de Putin, el Reino Unido ha tomado la delantera en el Viejo Continente, implementando importantes restricciones de carácter económico entre las que se encuadra la prohibición de operar en su espacio aéreo para la aerolínea bandera rusa Aeroflot.

De momento, Boris Jhonson ha sido el único dirigente europeo en anunciar sanciones concretas frente a Putin, por lo que las aeronaves comerciales rusas siguen volando con total normalidad tanto a EEUU como al resto de países europeos en los que operan habitualmente.

Avión perteneciente a la compañía aérea rusa Aeroflot

Hace poco más de un mes publicábamos un post analizando qué pasaría en el caso de no poder acceder al espacio aéreo ruso, circunstancia que hoy comienza a parecer una realidad.

Te dejamos el link a continuación:

¿Y si Moscú decidiese prohibir el acceso al espacio aéreo ruso?

Lo cierto es que al tratarse del país con una mayor extensión geográfica en todo el planeta, evitar utilizar su espacio aéreo equivaldría a tener que operar rutas más largas entre Europa y el norte de Asia, un factor que dañaría de manera sustancial la economía de muchas compañías aéreas.

En todo caso, los embargos aéreos han sido en numerosas ocasiones el medio escogido para sancionar la política de determinados países, y hace menos de un año se escogió este mismo sistema para castigar a Bielorrusia tras haber raptado un avión de Ryanair, acto perpetrado en contra de toda la legislación internacional vigente con el único fin de poder proceder a la detención de diversos activistas contrarios al régimen del dictador Lukashenko.

Ahora bien, aunque Bielorrusia no deja de ser una extensión de Rusia que intenta mantener vivo el espíritu de la antigua Unión Soviética, aplicar este tipo de sanciones contra Putin no parece igual de fácil.

Si lo que se busca es aislar completamente a Rusia, lo primero que correspondería hacer es prohibir el acceso de todos sus aviones en el espacio aéreo de la gran mayoría de países de Europa.

La cuestión es que estos últimos están más preocupados por no dañar su propia economía que por sancionar a Rusia, razón por la cual a día de hoy no parece que la Unión Europea esté barajando esta posibilidad.

De momento, las aeronaves británicas y las rusas no volverán a cruzarse en el aire por un periodo de tiempo indeterminado, y nos queda todavía por conocer si el resto de Estados europeos harán lo propio o no.

Unas pocas semanas atrás se habló de un «castigo sin precedentes» a nivel mundial si Rusia invadía Ucrania, pero en el momento de redactar este post la única amenaza que pesa sobre Putin es saber si su país va a poder participar en el certamen musical de Eurovisión.

Una Unión Europea totalmente desunida desde que comenzó la pandemia, el Reino Unido haciendo la guerra por su cuenta, y unos EEUU que después de tirar la piedra ahora esconden la mano, en un principio no parecen mayor obstáculo para una Rusia que igual que hizo Bielorrusia hace menos de un año, se pasa la legislación internacional por donde considera más oportuno.

Noticias Relacionadas

Viajar a Dubái

5 consejos a seguir para no acabar en la cárcel si viajas a los Emiratos Arabes Unidos

¿Cederías un asiento por el que has pagado dentro del avión si te lo pidieran?

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?