Iberia y Air Europa entran en rumbo de colisión

En estos momentos, el acuerdo de compra pactado entre ambas compañías parece a todas luces inviable.

En el periodo de un año, exactamente desde el 4 de Noviembre de 2019 hasta el 3 de Noviembre de 2020, se pasó de anunciar a bombo y platillo el acuerdo de compra entre Iberia y Air Europa, a que esta última aerolínea necesitase recibir un rescate estatal por importe de 475 millones de euros.

Muy pocos podían imaginar que apenas 4 meses después del comunicado realizado por la CNMV, el mundo iba detenerse casi de la noche a la mañana.

En un abrir y cerrar de ojos, todas las compañías aéreas vivieron uno de los mejores años para su sector, y al mismo tiempo la mayor crisis de su historia.

De batir récords de ocupación en aviones y aeropuertos, a tener que cerrar unos y otros ante la imposibilidad de viajar.

Aviones de British Airways estacionados durante la pandemia

El acuerdo entre Iberia y Air Europa se firmó en uno de los momentos más dulces para ambas compañías.

En 2019, Air Europa confirmaba su mejor registro histórico, con 27.7 millones de euros de beneficios, e Iberia había acordado el pago de otros 1.000 millones a los Hidalgo para hacerse con su aerolínea.

Como suele pasar en estos casos, se volvió a vender la piel del oso sin haberlo cazado previamente, ya que el compromiso adquirido por ambas aerolíneas debía recibir el visto bueno por parte de las autoridades europeas.

En estos momentos y tal como anunciamos desde Turama en varias ocasiones, la operación se tambalea hasta el punto de parecer una auténtica quimera.

Aunque existen varias razones para ello, dos de ellas preocupan enormemente a todas las partes implicadas.

Por un lado está la situación económica de Air Europa, que sigue acumulando una importante deuda.

En 2020, volando apenas un 40% del número de operaciones registradas el año anterior, la aerolínea de Globalia ya había perdido 427 millones de euros.

Las previsiones para este año, durante el cual tan solo se ha podido alcanzar el 50% de la capacidad de 2019, apuntan a otros 250/300 millones de negativo.

A esto hay que sumarle cerca de 180 millones de euros correspondientes al alquiler de los aviones.

Boeing 787 de la compañía Air Europa

En total, la deuda de Air Europa se calcula en unos 800 millones de euros, una losa demasiado pesada si tenemos en cuenta que la aerolínea se había comprometido a devolver el importe del rescate durante los próximos 6 años, algo que obviamente no va a ocurrir.

Es más, la compañía ya ha anunciado que necesita otros 150 millones de euros a mayores, con el fin de poder seguir operando con normalidad.

De los 1.000 millones pactados inicialmente que contemplaba el primer acuerdo, se pasó a los 500 actuales, una cifra más ajustada a la situación real del sector.

Ahora, se habla de una nueva reducción en el precio de compra, lo que supone otra decisión delicada, ya que si este se rebaja demasiado la operación podría llegar a considerarse anticompetitiva.

En segundo lugar se encuentra el mazazo recibido desde la UE, que no está de acuerdo con el plan presentado por Iberia.

La compañía española perteneciente al grupo IAG, se había adelantado a las exigencias de las autoridades que velan por el respeto a la libre competencia.

Una fusión entre Iberia y Air Europa llevaría consigo escenarios con varias rutas en monopolio, tanto de corto y medio radio, como de largo radio.

En el primer caso, Iberia había propuesto ceder algunas de ellas a la aerolínea Volotea, y en el segundo a World2Fly.

Pero esta solución no ha encajado en Europa, que solicita meter mano en varias de las rutas claves para Iberia, como la que une Madrid con Miami.

De ser así, lo cierto es que la adquisición de Air Europa en vez de beneficiar a Iberia, la perjudicaría muy seriamente.

Airbus A330 de la compañía Iberia

Europa ha puesto sus ojos sobre los vuelos entre Madrid y Montevideo, Panamá, Santo Domingo, La Habana, Medellín, Lima, Buenos Aires, o Sao Paulo, entre otros.

Todos ellos son fundamentales para el engranaje interno de Iberia.

Sin salir de nuestras fronteras, también se han puesto en cuestión las operaciones entre la capital y ciudades como Valencia, Sevilla, Bilbao, o Málaga, incluyendo además el puente aéreo con Barcelona.

Tener que ceder espacio en todas estas rutas, equivaldría a abrir la caja de Pandora de las aerolíneas, sin saber exactamente qué podría salir de ella.

Salvando las distancias, se trata de una situación similar a la vivida hace unas pocas semanas por Air France, que finalmente fue obligada por las autoridades europeas a ceder 18 slots a Vueling en el aeropuerto de Orly, para poder dar el visto bueno a su rescate.

Vueling se hace con 18 slots de Air France en el aeropuerto de Orly

Lo más irónico de todo este asunto, es que si Iberia decidiese finalmente retirar su compromiso de compra, tendría que indemnizar a Air Europa con 40 millones de euros.

Mientras tanto, miles de empleados de ambas compañías esperan poder seguir acudiendo a sus puestos de trabajo con normalidad, bajo amenaza de nuevos ERTES y más ajustes de plantilla.

La recuperación del sector aéreo todavía va a llevar algún tiempo, y ni Iberia ni Air Europa están actualmente en condiciones de esperar.

Noticias Relacionadas

Lufthansa subasta todos los componentes de dos Boeing 707 retirados

Ryanair: se utilizó el volcán canario para crear una noticia falsa contra la aerolínea

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?