¿Y qué pasará en el 2020?

En un día tan señalado como este, podríamos hacer lo que hace la gran mayoría de medios y desear salud, felicidad, paz mundial, y mucha suerte para el próximo año, como si estuviésemos en el certamen de Miss Mundo.

No es que no queramos todas esas cosas, al contrario, por supuesto que nos encantaría que se cumpliesen, pero como tenemos la suerte (o la desgracia) de no cobrar un euro de nadie, y poder hablar claramente de todo lo que queramos, damos por sentado que ya habéis sido todos felicitados, por lo que te avisamos que si sigues leyendo esto, quizás encuentres comentarios que no te hagan gracia.

Boeing 737MAX

Para nosotros, lo más destacable del 2019 en nuestro sector, ha sido la confirmación de que uno de los constructores de aviones con más prestigio del mundo, Boeing, sacó al mercado un aparato defectuoso que acabó provocando la muerte a 346 personas.

Hablamos, como no, del Boeing 737MAX, el cual presentaba importantes deficiencias de diseño y software, de las que eran conocedores tanto la propia Boeing, como la FAA, y nadie hizo nada para suspender sus operaciones hasta después de 2 siniestros de consecuencias fatales.

Thomas Cook

En lo que respecta a nuestro país, quizás lo más reseñable sean otras dos confirmaciones, ambas derivadas de la noticia sobre la quiebra del touroperador británico Thomas Cook.

La primera es que, en lo que se refiere a turismo, estamos en manos de auténticos ineptos, que no saben prever acontecimientos cantados y tan solo se dedican a colocar parches una vez el barco ya está haciendo aguas por todos lados.

La segunda es la confirmación de que España no sabe (o no le interesa) adoptar otro modelo turístico que no sea el sol, la playa y la cerveza, el mismo que utilizan muchos países del tercer mundo, o en vías de desarrollo.

Con estos mimbres, nos toca afrontar un nuevo año, y una nueva década, en la que sin ser adivinos, ni tener ninguna bola para consultar el futuro, podemos vaticinar un majestuoso y estruendoso porrazo de la industria turística en nuestro país, que acabará afectando de manera muy grave a todos.

Destinos

En lo que se refiere a destinos, es evidente que el próximo año estará marcado por Japón, gracias a la celebración de los Juegos Olímpicos.

El país asiático es muy probable que acabe batiendo récords de visitantes, tanto antes, como después y durante los eventos deportivos, una inercia que seguirá, al menos, durante el 2021.

En nuestro continente, auguramos la explosión definitiva de los países del Este, como Albania, Bulgaria, o Rumanía.

Se trata de tesoros culturales muy poco explotados turísticamente, y con unos precios muy asequibles.

Aviación

En lo que respecta a la aviación, es probable que reaparezca el Boeing 737MAX, el cual si vuelve a sufrir otro accidente de gravedad podría convertirse en la lápida definitiva para Boeing, que perdería la poca credibilidad que todavía conserva.

Lamentablemente, también asistiremos al cierre de un buen número de aerolíneas, que acabarán quebrando o serán absorbidas por otras con más capital.

Si finalmente se aprueba la operación de compra de Air Europa por parte del grupo IAG, Iberia y Vueling disfrutarán de un mercado que en muchos casos rozará el monopolio, lo que inevitablemente se traducirá en una subida de las tarifas aéreas y un deterioro todavía más grande del nivel de atención al cliente, el cual actualmente se encuentra ya por los suelos.

Desinformación

Sin embargo, algo que nos preocupa muy especialmente es la tendencia a la desinformación que estamos observando.

El próximo año (y venideros) va a estar marcado por la desinformación, o dicho de otra manera más sutil, por la “información interesada”, que básicamente consiste en explicar un hecho de tal manera que al mismo tiempo se está manipulando la narración para influir sobre la opinión del lector.

Aunque en política es algo que se ha instaurado a nivel mundial, tanto en prensa escrita, como en televisión y sobre todo en internet, en el sector de los viajes lo hemos estado viendo venir desde hace ya algún tiempo.

Cada día nos encontramos con más viajeros que acuden a nosotros totalmente desesperados, porque no saben cómo diseñar sus rutas e itinerarios, o escoger un hotel, o un destino, o una excursión, después de haber leído decenas de post y artículos en las redes sociales.

En nuestro sector, se han multiplicado por mil los titulares de tipo “10 sitios que no te puedes perder en…”, “lo imprescindible de…”, “qué tienes que ver en…”, “si vas aquí no puedes perderte esto…”, etc, etc, etc.

La enorme cantidad de sobreinformación que se puede encontrar actualmente online es tan sumamente abrumadora, que acaba provocando un estrés real al lector, el cual luego quiere cumplir con todas las recomendaciones, tips y consejos que ha recibido.

La falta de profesionalidad, el amateurismo lowcost, la curiosa paradoja de que todo el que viaja, de manera misteriosa, se ha convertido en experto blogger de viajes, ha derivado en auténticos problemas por parte de muchos turistas, que hacen mucho más caso a cualquier tipo de comentario subido a las redes sociales, que a una recomendación de su propia agencia de viajes.

Slow Travel

Y por último, frente al turismo y al viajero de bajo coste, desde Turama seguiremos apostando por la calidad y el “Slow Travel”, que es como se ha denominado ahora a lo que se venía haciendo hasta hace unos pocos años.

Frente al turismo de Instagram, de “saco la foto y me voy”, del “yo me lo guiso y yo me lo como”, seguiremos trabajando para ofertar siempre la mayor calidad posible, haciendo de cada viaje una experiencia completa, y no una mera serie de poses para las redes sociales.

2020 va a ser una año difícil, que nadie lo dude, pero a algunos todavía nos gustan los retos y nos encontramos física y mentalmente preparados para afrontar el futuro con un optimismo realista.

Esperamos que hagas lo mismo y te deseamos muchísima salud para este nuevo año. El resto, siempre acaba llegando con el esfuerzo y el trabajo bien hecho.

Noticias Relacionadas

DC-3, el avión que cambió la historia

Los aeropuertos más temidos del mundo

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?