Resumen 2018 y previsión para el 2019

Y así, sin apenas habernos dejado tiempo para poder darnos cuenta (“sólo” 365 días), se nos va otro año. Lo bueno del asunto es que, para bien o para mal, el inicio de un nuevo calendario es siempre un punto de inflexión para casi todos.

Aquí os dejamos un resumen de lo que, para nosotros, ha sido este 2018, así como lo que creemos podría traer el 2019 en lo que se refiere a nuestro sector.

5 hechos que nos deja el 2018

1) Decepción con las aerolíneas de bajo coste que operan rutas de largo recorrido

Este año ha puesto en jaque a prácticamente todas las aerolíneas de bajo coste que realizan vuelos intercontinentales y trasatlánticos desde Europa. (Las aerolíneas lowcost contra las cuerdas).

Si bien la única en caer definitivamente ha sido Primera Air, que a primeros del mes de Octubre se declaraba en bancarrota, las cosas no han ido muchísimo mejor para el resto. (Adiós a Primera Air).

A los problemas económicos de Norwegian hay que sumar la mala situación de WOW, pendiente de recibir una línea de vida de IndiGo, el pésimo año de EuroWings, y la más que probable pronta desaparición de Joon.

El 2019 será una prueba de fuego para todas. Aquellas que logren llegar al mes de Diciembre plenamente operativas, habrán demostrado que pueden lidiar con grandes contratiempos y salir victoriosas.

Nosotros seguimos creyendo que este subsector, situado dentro del sector aéreo, no es sostenible en el tiempo, por lo que cualquier plan para sobrevivir tendrá que pasar obligatoriamente por una subida de tarifas. (Norwegian y la mentira del lowcost).

2) Demasiados problemas con los nuevos modelos de avión

Esperábamos con ansia el 2018 para poder comprobar la evolución de las numerosas entregas de nuevos modelos de avión, recibidos por compañías aéreas de todo el mundo. Epic fail…

Los motores de algunas series de estas nuevas aeronaves han fallado de manera estrepitosa, poniendo a muchas aerolíneas entre la espada y la pared.

A los problemas en los Boeing 787 “Dreamliner”, hay que sumar casos parecidos en la familia NEO de Airbus, que también falló con su flamante A350. (Segundo susto consecutivo en el A350 de Iberia).

Por si esto era poco, acabamos el año con la duda de un garrafal error de diseño en los Boeing 737 MAX, después del fatal accidente de la compañía Lion Air. (Un fallo de diseño en el nuevo Boeing 737 MAX podría haber causado el accidente de Lion Air).

Los problemas de Airbus para entregar sus pedidos pendientes seguirán durante el 2019. Mezclar las prisas con la construcción de aeronaves de última generación no es lo más recomendable, por lo que no descartamos que a lo largo de todo el próximo año se sigan produciendo fallos puntuales en las últimas unidades en vuelo.

3) Antes muerta que vendida

Si hay alguna diferencia entre el sector aéreo estadounidense y el europeo, podríamos destacar que en el primero las compañías aéreas suelen desaparecer al ser absorbidas o compradas por sus rivales, mientras que en el segundo se espera hasta su disolución total y declaración de bancarrota.

De esta manera, en los EEUU aquellas que no pueden seguir el ritmo del mercado acaban en manos de otras que sí lo hacen, lo cual finalmente no deja de ser igualmente una desaparición, pero desde luego bastante menos problemática para sus pasajeros, los cuales suelen ser atendidos por los nuevos propietarios de la aerolínea comprada.

En Europa esto no se lleva. Aquí se prefiere anunciar de la noche al día el cese de operaciones, dejando tirados a cientos de miles de usuarios por todo el mundo, que de repente se encuentran con que sus billetes ya no valen absolutamente nada.

Entre otras, esto es lo ocurrido con Air Berlin, Niki, Monarch, o la propia Primera. Todas ellas eran una inversión interesante para la competencia, pero sólo después de cesar operaciones y echar el cierre.

Lamentablemente, parece que esta tendencia va a seguir plenamente activa durante el 2019.

4) Más accidentes

Después de un 2017 totalmente impoluto, en el que no se registró ningún fallecido derivado de un siniestro aéreo en el que se viera implicado un jet comercial, cerramos el 2018 con casi 500 víctimas mortales y un total de 13 accidentes fatales.

Parece evidente que no se están haciendo las cosas bien, aunque también es cierto que durante este año se registraron accidentes muy difíciles de explicar, en el que supuestos despistes por parte de los pilotos, acompañados de una concatenación de hechos sólo atribuibles a una pésima mala suerte, finalmente resultaron en situaciones con dramáticas consecuencias.

(¿Existe un problema de seguridad aérea?).

(Accidente mortal en Nepal: vergonzosa actuación profesional).

Nos gustaría decir que el 2019 va a ser igual que el 2017, pero todo apunta a que esto no va a ser así.

El enorme repunte que ha experimentado el sector aéreo durante este año, ha provocado la compra de miles de unidades de nuevos aviones, que tienen que ser construidos y entregados en un tiempo récord, y con el menor coste posible.

Existe también una mayor saturación en el espacio aéreo mundial, preocupante ya en algunos aeropuertos, que sigue provocando lo que de momento se denominan “incidentes por proximidad”, pero que de no solucionarse pronto, acabarán en accidentes muy serios. (Los controladores advierten: “esto no da para más”.)

5) Más reclamaciones

Tal y como ya anunciábamos a finales del 2017, este año ha estado plagado de incidencias protagonizadas por las aerolíneas más chapuceras del mercado.

Una vez más, el Verano ha sido la época más problemática y, también una vez más, cientos de miles de pasajeros han tenido problemas con sus vuelos. (Escándalo internacional: Iberia estafa a sus pasajeros a través del CAC).

La tendencia apunta a un empeoramiento de este punto durante el 2019. (Vueling, Ryanair y Volotea bajo investigación).

El afán por ahorrar dinero para poder bajar tarifas, ha llevado a algunas aerolíneas a descuidar totalmente sus servicios de atención al cliente, obligando a muchos a acudir a la Justicia ordinaria para poder resolver sus reclamaciones.

Mientras el pasajero siga poniendo el precio por delante de cualquier otro factor, seguirán las aerolíneas que venderán exactamente eso, un precio, sin más servicios ni atenciones y saltándose la ley cuando lo consideren más oportuno.

También hay buenas noticias

Pero no todo lo que nos viene es malo. El próximo año también vamos a recibir buenas noticias, entre las que nosotros destacaríamos:

Volaremos en aviones más nuevos, gracias a la renovación de flota a nivel mundial que se está realizando.

Encontraremos más ofertas, como resultado de las grandes guerras comerciales entre compañías aéreas.

Viajaremos más seguros, ya que seguiremos confirmando la disminución de ataques terroristas contra intereses turísticos, con la excepción de Irak, Afganistán, Nigeria, Siria, Pakistán y Somalia.

Contaminaremos menos, ya que aumentarán notablemente las medidas tomadas tanto por aerolíneas, como por hoteles, para dañar menos el medioambiente.

Por último, desearos a todos un excelente 2019, lleno de viajes, aventuras y experiencias. Aquí seguiremos para contaros todo.

¡Feliz 2019!

Noticias Relacionadas

Se filtran los términos secretos del acuerdo de compra de Air Europa

Menos del 3% de pasajeros reclaman a aerolíneas por retrasos y cancelaciones

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?